La joven instó a las personas a evitar este lugar "que está de la chingada que te agredan nomás por existir"

Las diferencias y los malos tratos por el color parece que no acaban en México, ya que una joven contó en sus redes sociales que fue víctima de racismo en un restaurante en Xalapa, Veracruz.

La usuaria de nombre Jumko reveló que recibió malos tratos por parte del personal que labora en el «Bolena Café», un restaurante en la ciudad veracruzana.

VIDEO. Así se manifestaron las jugadoras de Chile y Gran Bretaña contra el racismo en Olímpicos

Jumko comentó en un hilo de Twitter que había reservado una mesa en este restaurante. Al llegar, se sentó en su lugar reservado y una mesera la atendió de la mejor forma. Minutos después, otra mesera se le acercó increpándola sobre si ella era realmente quien había reservado el lugar.

«De la nada de acercó otra mesera blanca y me dijo “ay, ya tomaron tu orden verdad? Es que aquí estaba reservado”… Y giró el centro de mesa con el cartelito de “reservado” hacia mí, para que lo viera. Le dije que sí, que yo reservé, en ese lugar, para dos personas, afuera, abajo de la sombrilla. Me dijo “aaah…déjame checar”», detalló.

Posteriormente, dijo que otra persona, al parecer gerente, salió y la interrogó de forma grosera. En ese momento, se percató que un grupo de mujeres blancas llegaban al restaurante y eran ella según la reserva sin nombre que querían quitarle su lugar.

«Prácticamente me querían correr. Es la segunda vez que me pasa, que dudan y me van a interrogar sobre mi reservación, pero les quería dar el beneficio de la duda que era porque no tenían buena organización.

Le lanzaron tortillas a un equipo colegial de baloncesto formado por hispanos y se desató una polémica sobre racismo en EU

«Pero ya vi, no es algo que hacen normalmente, y la forma en la que me trataron me dejó claro que fue por su racismo, cómo una mujer negra va a estar en su finísimo local», contó.

Por último, Jumko dijo que su mamá llegó al lugar y enfrentó al personal por acosarla. En tanto, instó a las personas a evitar este lugar «que está de la chingada que te agredan nomás por existir».

Tras relatar su historia, algunas personas quisieron justificar lo hecho por el restaurante, mientras que otras defendieron a la joven por el mal trato que recibió.

 

EAM