La NSSF rechazó la demanda de México
La NSSF rechazó la demanda de México

La Asociación de Comercio de la Industria de Armas de Fuego (NSSF, en inglés) rechazó la demanda de México contra los fabricantes de armas en Estados Unidos anunciada por la mañana por el canciller Marcelo Ebrard, pues su actividad es legal y basada en la normatividad vigente en la Unión Americana.

«Todas las armas de fuego que se venden al por menor dentro de los Estados Unidos se venden de acuerdo con las leyes federales y estatales, con una verificación de antecedentes del FBI y formularios completados. Las acusaciones de tráfico transfronterizo de armas al por mayor son evidentemente falsas», se lee en un comunicado oficial.

Estados Unidos planea admitir extranjeros vacunados mientras China restringe los viajes

“Estas acusaciones carecen de fundamento», difundió Lawrence G. Keane, vicepresidente y asesor Jurídico de NSSF, «el gobierno mexicano es responsable del crimen desenfrenado y la corrupción dentro de sus propias fronteras».

Agregó que la actividad criminal de México es un resultado directo del tráfico ilícito de drogas, la trata de personas y los cárteles del crimen organizado «que plagan a sus ciudadanos», y que son esos grupos delictivos quienes hacen un uso indebido de las armas, «importadas ilegalmente a México o robadas al Ejército mexicano y a las fuerzas del orden público».

México pone en la mira al rifle más poderoso del mundo y el favorito de los cárteles

Llamó al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador a dejar de buscar el «chivo expiatorio» en las empresas estadounidenses que respetan la ley, y a concentrarse en llevar a los cárteles ante la justicia.

AFRENTA A SU SOBERANÍA

La asociación, vigente desde los años 60s en el vecino país del norte, consideró que solo Estados Unidos debe decidir sobre sus propias leyes, por lo que la demanda «presentada por un grupo estadounidense de control de armas que representa a México, es una afrenta a la soberanía estadounidense y una amenaza a los derechos de la Segunda Enmienda», apartado constitucional que defiende el derecho de sus ciudadanos a comprar, poseer y usar estos aditamentos.

Detallan además que menos de 12 por ciento de las armas incautadas en México en 2008, por ejemplo, provienen de Estados Unidos, y que en ese mismo año aproximadamente 30 mil armas de fuego fueron incautadas a delincuentes en la vecina nación del sur.

FF