An Afghan National Army commando stands guard on top of a vehicle along the road in Enjil district of Herat province on August 1, 2021, as skirmishes between Afghan National Army and Taliban continues. (Photo by HOSHANG HASHIMI / AFP)

Fuerzas afganas luchaban ayer para evitar que algunas de las principales ciudades cayeran en manos de los talibanes, tras las ofensivas de las últimas horas.

Los talibanes asaltaron al menos tres capitales de provincia durante la noche –Lashkar Gah, Kandahar y Herat-, tras un fin de semana de intensos combates en los que miles de civiles huyeron del avance de los insurgentes.

Los combates se intensificaron en Lashkar Gah, la capital provincial de Helmand, donde los talibanes lanzaron ataques coordinados contra el centro de la ciudad.

Los enfrentamientos se han intensificado desde principios de mayo, cuando los insurgentes aprovecharon la fase final de la retirada de las fuerzas extranjeras lideradas por Estados Unidos, que deben abandonar Afganistán el 31 de agosto, después de casi 20 años de presencia.

En un discurso en el Parlamento, el presidente Ashraf Ghani culpó del deterioro de la seguridad a Washington, asegurando que su decisión de sacar las tropas internacionales del país fue tomada abruptamente.

Las quejas llegan el día que Estados Unidos anunció que recibirá a miles de refugiados afganos adicionales ante el aumento de la violencia. El país ya empezó a evacuar a miles de intérpretes y sus familias que trabajaron con ellos durante estas casi dos décadas.

Además, las embajadas estadounidense y británica en Kabul acusaron conjuntamente este lunes a los talibanes de masacrar civiles en el distrito de Spin Boldak (sur), cerca de la frontera con Pakistán, tras conquistarlo el 14 de julio.

La denuncia se basa en un informe reciente de una comisión pública e independiente de Afganistán (AIHRC), conforme los insurgentes habrían asesinado a modo de represalia a al menos 40 personas entre funcionarios o responsables gubernamentales pasados y presentes, «personas que no tenían ningún papel combatiente».

Estas informaciones son «profundamente perturbadoras y totalmente inaceptables», dijo el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, advirtiendo que Afganistán se convertiría en un «Estado paria» si los talibanes «toman el país por la fuerza y cometen este tipo de atrocidades».

En el sur de Afganistán, el gobierno desplegó la víspera cientos de comandos en Lashkar Gah y emplea ataques aéreos para evitar que sea la primera capital provincial en caer en manos de los talibanes.

CON INFORMACIÓN DE AGENCIAS

 

LEG