La crisis sanitaria, económica y social generada por la pandemia de Covid-19 ha causado una situación crítica en la salud mental, sobre todo de los jóvenes.

La psiquiatra Erika Aguirre de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) afirmó que tan solo en los últimos 10 meses, atienden a diario a 6 pacientes con trastornos de ansiedad y depresión.

“Las personas de 18 a 34 años son las que más sufren ataques de ansiedad y estrés, pero aquí encontramos dos categorías: las que no se han enfermado por el SARS-CoV-2 y las que ya han tenido contacto directo con la Covid-19.

«En el primer caso manifiestan miedo de salir de su casa, miedo de contagiarse, miedo a la muerte y sienten incertidumbre por el futuro; en el segundo caso, las personas sienten mucha ansiedad de regresar a sus actividades normales”, explicó la especialista.

De acuerdo con el estudio “Prevalencia mensual de trastorno de ansiedad generalizada durante la pandemia por Covid-19 en México” –publicado el 18 de junio pasado– estos trastornos se deben a la carga adicional de trabajo doméstico y de cuidados, entre otras razones.

En ese sentido, Aguirre explicó que cuando una persona tiene una fuente de estrés crónico –como puede ser la pandemia–, se pueden presentar cambios en los pensamientos, lo que lleva a que el cerebro se agote y surjan enfermedades diversas, entre ellas las alteraciones del sueño, irritabilidad, alteraciones alimenticias, cansancio o fatiga, que se puede sumar al consumo de alcohol u otras sustancias ilegales, lo cual en algunos casos conlleva a las personas a quitarse la vida.

Un estudio realizado durante los primeros meses de la emergencia sanitaria por la Clínica de Trastornos de Sueño de la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) reveló que 70% de la población presentó síntomas de ansiedad y 75%, depresión.

Para combatir la situación y proteger la salud mental, la especialista recomendó hacer ejercicio, dormir y comer de manera adecuada, mantener vínculos sociales y tener una constante comunicación con el personal médico adecuado.

Asimismo, en caso de requerir apoyo psicológico el IMSS brinda Orientación Médica telefónica en Salud Mental, a través del número 800-2222-668, opción 4, de lunes a viernes de 8:00 a 20:00 horas; y la UNAM en los números 55-5025-0855, 55-5350-7218 y 800-4610-098.

‘Tras su partida, mi vida se derrumbó’

Evelyn Muñoz buscó ayuda psicológica para superar la muerte de su padre, quien a principios de año enfermó de Covid-19 y luego de cuatro semanas de lucha falleció por un paro respiratorio.

“Tras su partida, mi vida se derrumbó. Sentía un gran vacío, que igual pensé que lo mejor era irme con mi papá; no tenía ánimos de nada solo quería estar encerrada», expresó la mujer de 25 años.

El golpe por perder a su padre fue tan grande, comentó en una entrevista, que renunció a su trabajo como seguridad privada en la Ciudad de México.

«No comía, no dormía, solo lloraba y así pasaron todos los días, hubo momentos en que sentía enojo, odio, rencor con la vida, me cuestionaba del porqué a mí.

«De no haber buscado ayuda me hubiera hundido aún más en la depresión que tal vez en estos momentos ya no podría dar mi testimonio”, externó.
LEG