romme-pacheco
El lunes afrontará la ronda preliminar de la prueba individual de trampolín desde 3 metros

Rommel Pacheco está disfrutando como un niño de su estancia en estos Juegos Olímpicos, pero sabe que no lo es. El abanderado de México en la apertura de Tokio 2020, de 36 años, está ante su despedida deportiva y sueña con terminar a lo grande.

«Con esto digo adiós al deporte, a los clavados, a los Juegos Olímpicos. Estoy contento y satisfecho por una carrera larga, con buenos resultados y no hay mejor escenario que decir adiós al deporte en Tokio 2020. Triunfando, luchando, siendo abanderado y dándolo todo por México», comentó Pacheco a la AFP antes de competir en el Centro Acuático de la capital nipona.

¡Alexa Moreno a escena! Estas son las competencias de mexicanos a seguir en Tokio 2020

El lunes afrontará la ronda preliminar de la prueba individual de trampolín desde 3 metros. Si cumple su objetivo, disputará el martes la gran final (06:00 GMT), con el sueño de poder irse con un podio.

«Antes de la competencia estoy muy concentrado. Me encuentro entrenando, afinando cada detalle, cada entrenamiento, con terapia para estar recuperado al 100%. Hielo, una buena alimentación, un buen descanso», explicó.

«Estoy sobre todo feliz y agradecido de estar aquí, usando toda la experiencia que tengo desde hace tantos años y tras haber estado en Juegos Olímpicos anteriores, para usar todo a mi favor y cuidar cada detalle», apuntó.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Rommel Pacheco (@rommel_pacheco)

En su colección de medallas internacionales, Rommel Pacheco tiene tres en Mundiales (dos platas, un bronce) y seis metales en Juegos Panamericanos, tres de ellas de oro.

Sin embargo, los Juegos Olímpicos se le han resistido hasta el momento.

En su debut en Atenas-2004 se quedó en décima posición. Logró ya diploma olímpico con un octavo lugar en Pekín-2008, no estuvo en Londres-2012 y en Rio-2016 obtuvo su mejor actuación olímpica, con un quinto lugar en trampolín 3 metros sincronizado y un séptimo puesto en la prueba individual.

En Tokio-2020, su apuesta es la prueba individual.

Chile habanero

Muy activo en redes sociales, a Rommel Pacheco le gusta compartir momentos divertidos con sus fans.

En Instagram, donde 865.000 seguidores, ha ido mostrando cómo van sus entrenamientos y detalles de la Villa Olímpica.

Publicó un vídeo con un peluquero japonés y explicó cómo consiguió hacerse entender que quería que le cortara «solo la puntita» de sus cabellos.

Cuando la prensa internacional se hizo eco en el inicio de la llegada de los atletas de las camas ecológicas de cartón, que algunos medios calificaron de «antisexo», varios deportistas se lanzaron a demostrar la resistencia, saltando sobre ellas. Rommel incluido.

En los últimos días publicó un vídeo de un reto que hizo con el clavadista británico Tom Daley, campeón el pasado domingo en plataforma desde 10 metros sincronizado.

Con el propio Tom hizo un reto de ‘saltos mortales’, con volteretas en el aire en el colchón de un gimnasio, y el perdedor debía tomar salsa picante de chile habanero, con la que Pacheco está familiarizado como yucateco.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Rommel Pacheco (@rommel_pacheco)

Una amistad con el joven británico que el propio Pacheco valora especialmente.

«Aquí coincido sobre todo con estrellas de mi deporte, conozco a muchos clavadistas de muchos años. El propio Tom Daley, que me da mucho gusto verlo ganar, para mí es uno de los mejores clavadistas del mundo y también una de las mejores personas fuera del área de entrenamiento. Me da mucho gusto ver que está ganando, que está triunfando», comentó a la AFP sobre su admiración por el joven talento, también muy influyente y popular en las redes sociales.

VIDEO: Con mariachis, así fue recibido el gimnasta Daniel Corral por su novia

Rommel Pacheco ha destacado también en los últimos años por su labor de divulgador, sus charlas motivacionales en ámbitos escolares, deportivos y de negocios. Y hasta ha dado el salto a la política.

Su preocupación por los aspectos psicológicos del deporte le han hecho prestar atención a uno de los asuntos que centran las conversaciones durante estos Juegos Olímpicos, el de la gimnasta estadounidense Simone Biles y los «demonios» de su cabeza que le frenan y le están impidiendo competir en el tapiz de Tokio-2020.

«Ella explica lo importante que es también la tranquilidad psicológica, estar bien con uno mismo. Uno siempre quiere ganar medallas, pero también es importante estar bien con uno mismo», subraya, haciendo valer la voz de la experiencia.

 

EAM