Gold medal winner Iran's Javad Foroughi celebrates on the podium after winning the menís 10m air pistol final during the Tokyo 2020 Olympic Games at the Asaka Shooting Range in the Nerima district of Tokyo on July 24, 2021. (Photo by Tauseef MUSTAFA / AFP)

Javad Foroughi ganó el primer oro para Irán en Tokio 2020 y la primera presea dorada en tiro deportivo en la historia del país islámico, pero el tirador forma parte de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, considerada como organización terrorista por Estados Unidos, por lo que pidieron al COI que se le retire su medalla.

Escándalo en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, el revuelo se ha formado en torno al tirador Javad Foroughi, que parecía estar disfrutando de una situación idílica provocada por la temprana consecución del oro olímpico en la prueba de pistola de aire comprimido 10 metros.

En la primera jornada de competición, el día después de la ceremonia inaugural, el iraní ganó el oro y además batió el récord olímpico. El tirador logró una puntuación de 244.8 y, a sus 41 años, se convirtió en el medallista de mayor edad en la historia de su país.

Tras la gran hazaña del tirador, el grupo iraní United for Navid (defiende los derechos humanos tras la ejecución del luchador Navid Afkari), solicitó al Comité Olímpico Internacional (COI) que le retiren la medalla de oro a Foroughi, al menos hasta que el deportista sea investigado, atestando que forma parte de una «organización terrorista».

Todo este escándalo viene motivado porque Javad es miembro desde hace mucho tiempo de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) del régimen iraní, que está considerada por Estados Unidos como una organización terrorista. Por si fuera poco, su unidad extranjera, la Fuerza Quds, también está considerada como terrorista para muchos más países, pues ha brindado ayuda a las milicias de Hamás o Hezbolá.

De todos modos, en esta situación predomina el factor político, pues Estados Unidos incluyó al CGRI en su lista del terror con la oposición de la CIA y de su Departamento de Defensa, y no existe un reconocimiento global.

El COI no entra en polémica

«Hay muchos deportistas de muchos países que son miembros de las fuerzas armadas en sus países», indicó un miembro del COI al ser cuestionado sobre el hecho, pero no quiso revelar su identidad, y se limitó a decir que dio la marca para participar en Tokio 2020.

LEG