pandemia
pandemia CIUDAD DE MÉXICO, 24DICIEMBRE2020.- Personas realizan sus últimas compras previo a la cena de navidad en el interior Mercado de La Merced, en donde locatarios han demandado pocas ventas derivada del semáforo rojo epidemiológico por covid-19. FOTO: MARIO JASSO/CUARTOSCURO.COM

Los hogares mexicanos dejaron de percibir 1,036 pesos cada mes durante 2020 debido a la pandemia del Covid-19, lo que significó una caída de 5.8% con respecto a sus ingresos de un año antes, principalmente a consecuencia del desempleo, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos en los Hogares (ENIGH), la baja de empleos y la precarización del mercado laboral fueron las razones que causaron el impacto en los ingresos, y es que seis de cada diez pesos que llegan a las familias son remuneraciones por trabajo, este tipo de remuneraciones cayó 10.7% el año pasado.

En contraste, las transferencias directas, que son el tipo de remuneraciones que se obtienen de apoyos gubernamentales, préstamos de familiares, remesas, entre otros, aumentaron 8.3%.

“La principal fuente de ingreso es por trabajo, que representa el 63.8%, seguida por las transferencias con el 17.6%, la estimación del alquiler de la vivienda 13.1%, la renta de la propiedad 5.4% y otros ingresos corrientes con 0.1%”, indicó el informe.

El Inegi agregó que en los hogares se dio una disminución del gasto corriente monetario trimestral en el rubro de educación y esparcimiento de 44.8%, en vestido y calzado de 42%, así como del transporte y comunicación en 18.9%.
Por su parte, el gasto promedio en el rubro de salud tuvo un aumento de 40.5% con respecto a 2018.

Respecto a las entidades federativas, se dio a conocer que Nuevo León, Baja California y Ciudad de México reportaron el ingreso promedio trimestral más alto; en contraste, Chiapas, Guerrero y Veracruz reportan el ingreso más bajo.

Gastos en el hogar

En promedio, una familia mexicana paga alrededor de 9 mil 970 pesos mensuales en gasto corriente, es decir, en alimentos, transporte, Internet, telefonía, renta, servicios y mantenimiento de la vivienda, salud, vestido y calzado.

Sin embargo, en 2018, la cifra de gasto ascendía por hogar a 11 mil 443 pesos, sin embargo, la pandemia del Covid-19, mermó los ingresos de las familias y por lo tanto su nivel de gasto, que se redujo casi 13% en dicho periodo.

Del total de gasto, según el Inegi, 3 mil 793 pesos se destinan al pago de alimentos y bebidas, y mil 851 pesos a transporte y comunicaciones, es decir, en conjunto suman el 56% de todo el gasto.

Julio A. Santaella, titular del Inegi, afirmó que esta condición no es exclusiva de México, sino que ocurre a nivel mundial.

Restauranteros piden no cerrar operaciones pese a los contagios

La Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) pidió al Gobierno que no cierren las operaciones de estos establecimientos a pesar de una tercera ola de contagios del Covid-19 y su variante Delta a nivel nacional, debido a que se frenaría la recuperación de este sector que se logró tras la apertura de las restricciones sanitarias.

El presidente nacional de Canirac, Germán González Bernal, recordó que tras un año de que sucedieron los primeros contagios de Covid-19 en el país, la industria restaurantera perdió 120 mil establecimientos, es decir, el 20% de los 600 mil registrados antes de la pandemia.

Es decir que de cada diez negocios dos cerraron con motivo de la contingencia sanitaria.

“Perdimos muchísimos establecimientos, negocios, empleos y estamos empezando el proceso de recuperación que ha venido bien. Pareciera que la industria recuperó su nivel, pero no es así, tenemos 20% menos de establecimientos y la gente está empezando a reactivarse, entonces nos falta un poco de tiempo”, explicó.

Durante la convención anual de la Canirac, que se lleva a cabo en Querétaro, el titular del organismo estimó que para hablar de una recuperación total del sector, que fue uno de los más lastimados de la pandemia, se prevé que pasen otros cinco años, eso si no se implementan nuevas medidas de confinamiento.
LEG