El brasileño Italo Ferreira se convirtió este martes en el primer campeón olímpico de la historia del surf al triunfar en los Juegos de Tokio, cuyas pruebas se disputaban en la prefectura de Chiba, a un centenar de kilómetros de Tokio.

Ferreira se impuso en la final (15,14 contra 6,60) al japonés Kanoa Igarashi, que se quedó con la plata.

«Creo que es uno de los mejores días de mi vida», festejó Italo Ferreira tras su éxito.

«Ha sido increíble vivir todo esto, de verdad, vine aquí con este deseo de ganar una medalla, me preparé y Dios me honró», aseguró el surfista brasileño, feliz de su paso por los Juegos.

«Fui el primero en surfear una ola en los Juegos olímpicos, gané la primera manga, hice la puntuación más alta en el campeonato y gané la medalla de oro, todo salió bien», añadió el flamante campeón olímpico.

En el duelo por el bronce, el australiano Owen Wright se impuso a otro brasileño, Gabriel Medina, que se quedó así fuera del primer podio olímpico de este deporte, una de las grandes novedades de esta edición de los Juegos.

LEG