La pandemia por COVID-19 ha hecho que los seres humanos tengan un panorama distinto y aprendan a valorar distintas cosas como la vida, los amores y hasta lo que hemos hecho en el ambiente.

El pasado 5 de julio se estrenó la puesta en escena Shopping And Fucking que fue escrita por Mark Ravenhill y presentada en 1996. Hoy esta obra se presenta en el Foro Lucerna con las actuaciones de Norman Delgadillo, Angélica Bauter, Gonzalo Guzmán, Luis Vegas y Claudio Lafarga.

Bajo la dirección de Sixto Castro Santillán la obra nos habla sobre cuatro personajes que compran, venden y roban lo que pueden a cambio de su bienestar. Por medio de una cruda historia se hace una crítica a la sociedad y al consumo derivado del capitalismo.

Claudio Lafarga charló con 24 Horas y nos contó un poco más sobre lo que se podrá ver en esta temporada corta de la puesta en escena.

«Es una obra que habla sobre las relaciones de poder y de consumo y como unas se nutren de las otras. Es una critica al modelo capitalista y cómo a través del consumo lo llevamos a nuestras relaciones como seres humanos y con esto nos estamos monetizando. Es una critica muy ácida y violenta a este sistema», declaró el actor.

La obra se presenta en medio de la pandemia por COVID-19 y a pesar de que el texto es de 1996, Sixto Castro ha adaptado para que sea más actual ya que el daño del capitalismo sigue permeando en las distintas generaciones.

«Venimos de una pandemia. Nos ha dejado secuelas de incertidumbre de frustración emocional y económica. Tristezas, corajes y odios. Shopping And Fucking es descarnada y violenta: una puñalada de emociones. De eso trata la obra, de  involucrar las emociones.

Lafarga considera que la obra es vigente también ya que seguimos siendo presa del capitalismo por las transacciones que se hacen ahora por medio de la virtualidad. Además, considera que este trabajo hace que el público se incomode y esté al filo del asiento. «La relación de consumo y poder son incomodas», agregó.

Enseñanza para las nuevas generaciones

Claudio Lafarga tiene dos hijos y nos comentó sobre cuales son los retos que tienen los padres para dejarles un mundo distinto al que se ha creado.

«Evidentemente tratamos de que nos copien lo bueno y no lo malo. Mi mayor ilusión es conformarme sabiendo qué es correcto y qué no. Qué nos conviene. Temas como el calentamiento global y el descongelamiento de los polos. son de preocupación y es por eso que debemos meterles ese chip de cuidar el planeta en el que vivimos. Motivarlos y motivarnos en ser mejores», concluyó.

Shopping And Fucking estará en escena todos los lunes y martes hasta el 21 de septiembre en el Foro Lucerna y en esta obra conocerás a cuatro personajes que compran, venden y roban lo que pueden a cambio de su bienestar.

Por medio de una cruda historia se hace una crítica a la sociedad y al consumo derivado del capitalismo.