ANTIVACUNAS
antivacunas A man holding a signal that reads "You are killing us" takes part in an anti-vaccine demonstration against the government of President Sebastian Pinera in Santiago, on July 23, 2021. - The anti-vaccine movement protests against the government's decision to give more liberties to those who have two dosis of the COVID-19 vaccine. (Photo by JAVIER TORRES / AFP)

Cualquier tipo de creencias tiene cabida en la sociedad de hoy en día… a pesar de todo. Pero la diferencia entre afirmar que la tierra es plana o que la llegada a la luna fue un engaño de Estados Unidos y que el Covid-19 no existe o que las vacunas contra dicho mal son dañinas está en que con estas últimas afirmaciones se pone en riesgo la vida de las demás personas.

Apenas antes de que la pandemia por el nuevo coronavirus se detonara en el mundo, a principios de 2020, se registraba un incremento de casos de sarampión debido a que se extendía rápidamente la teoría de que la inoculación contra esa enfermedad propiciaba autismo. En México, por ejemplo, donde se tenía ese mal como erradicado, se presentaron 26 casos.

Pero el movimiento antivacunas encontró en el Covid-19 un elemento unificador que dio cohesión a los grupos en varios países. Y al interior de las naciones pareció fortalecerlos, logrando marchas multitudinarias en países de primer mundo como Italia, Francia, Estados Unidos y Alemania.

Apenas este fin de semana Francia vio a más de 100 mil personas marchando en contra de las inyecciones y otras medidas restrictivas o de prevención contra el Covid, y proliferan las cuentas “antimascarillas”, “antivacunas” o “anticonfinamiento”, con millones de suscriptores.

Muchos “covidescépticos” han hallado en las redes un eco a sus ideas, aprovechando movimientos que ya estaban estructurados en Internet antes del Covid-19, como los antivacunas o los “chalecos amarillos”, el movimiento de protesta social nacido en Francia en 2018, que cuenta con impulsores hiperactivos en Internet como el antiguo número dos del partido de extrema derecha Frente Nacional Florian Philippot o el soberanista Nicolas Dupont-Aignan, cada uno con 250 mil suscriptores en Twitter.
Estados Unidos, el país con más muertos por la pandemia, enfrenta un peligroso panorama. La última semana de junio registró 92 mil nuevos casos, pero la semana pasada la cifra superó los 500 mil contagios confirmados.
Vivek Murthy, cirujano general de EU, dijo que 99.5% de las muertes recientes en el país se han presentado entre personas no vacunadas.
Alabama, Misisipi, Arkansas, Georgia, Tennessee, Oklahoma, por ejemplo, son estados donde menos de 40% de su población está completamente vacunada, en contraste, en la región del noreste, como Vermont y Massachusetts, la población vacunada supera 65%, recopiló la BBC.
Los gobernadores de los estados con más baja vacunación -casi todos republicanos-, han expresado desde el año pasado su escepticismo ante las políticas federales de prevención. /CON INFORMACIÓN DE AGENCIAS

FRASES

“El 80 por ciento de los sanitarios querrían hablar, pero no se atreven o tienen miedo a que les quiten la licencia; llegará su momento para defenderse”

Miguel Bosé
Cantante, no cree en las vacunas

“¿Qué valor tiene tu libertad si me dices ‘no quiero vacunarme’, pero mañana contagias a tu padre, a tu madre o a mí mismo? (…) Son libres de expresarse”

Emmanuel Macron
Presidente de Francia

Infografía: Xavier Rodríguez

Vacunación, ahora obligatoria

El estado de California y la ciudad de Nueva York anunciaron a sus trabajadores que tendrán que vacunarse contra el Covid-19 de forma obligatoria, lo mismo que los más de 100 mil empleados de la Salud del Departamento de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos, primera agencia federal en dar una orden semejante.

El Gobierno de Joe Biden se había mostrado reacio a apoyar tales medidas, pero se ve superado por el aumento de contagios por la variante Delta, que hoy afecta a decenas de millones de estadounidenses no vacunados.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo que la medida entrará en vigor el 13 de septiembre y afectará a más de 300 mil personas de la mayor ciudad de EU.
LEG