ANTIVACUNAS
ANTIVACUNAS

Son menos, pero hacen más ruido. Si bien la mayoría de los ciudadanos de Europa están a favor de aplicarse la vacuna contra el SARS-CoV-2, quienes no están de acuerdo son los que han salido a las calles a denunciar que, hacer de la inyección un requisito obligatorio para entrar a ciertos establecimientos representa un abuso de autoridad y una violación a sus derechos.

Decenas de miles de personas se manifestaron el fin de semana en Francia, Italia y Australia contra las nuevas restricciones sanitarias, que buscan acelerar la vacunación contra el Covid-19 y frenar a la variante Delta, que llegaron a tachar de “autoritarias y totalitarias”.

Con gritos de “Libertad, libertad”, más de 160 mil personas, al menos 11 mil en París, protestaron contra el uso del pasaporte sanitario en numerosas actividades y la vacunación obligatoria para varias profesiones.

En París, una manifestación de “chalecos amarillos”, la revuelta que sacudió el país durante el invierno de 2018-2019, empezó en la plaza de la Bastilla y estuvo marcada por incidentes esporádicos entre manifestantes y policías.

No obstante, la mayoría de los franceses (76%) son favorables a la vacunación obligatoria para el personal sanitario, según un sondeo publicado el 13 de julio, el día después del anuncio. El uso para numerosas actividades del pasaporte sanitario también recibe el aval de la mayoría de la población, según los sondeos.

Italia siguió el mismo ejemplo y a partir del 6 de agosto exigirá para acceder a espacios públicos cerrados el pasaporte sanitario. Miles de italianos se manifestaron contra la medida.

Las protestas s replicaron en Australia, donde cinco millones de personas vivirán confinadas durante un mes. En Sídney se produjeron enfrentamientos entre algunos manifestantes y policías a caballo, mientras que en Melbourne miles de personas se concentraron frente al parlamento regional de Victoria.

Infografía: Xavier Rodríguez

Alemania restringirá más ‘libertades’

Las personas no vacunadas contra el Covid-19 podrían enfrentarse a nuevas restricciones si los contagios siguen aumentando en Alemania, dijo este domingo el jefe de gabinete de la canciller Ángela Merkel, Helge Braun.

«Las personas vacunadas tendrán definitivamente más libertad que las no vacunadas», afirmó.

Por el momento los alemanes pueden acudir a restaurantes, cines y recintos deportivos si están totalmente vacunados o pueden presentar un test negativo reciente. Pero si las tasas de infección siguen aumentando, las personas no vacunadas tendrán que reducir también sus contactos, dijo Braun.

“Esto podría significar que la visita a lugares como restaurantes, cines y estadios ya no sería posible ni siquiera para las personas no vacunadas que se hayan sometido a pruebas, porque el riesgo es demasiado alto”, indicó.

Según Braun, el país tiene el deber de proteger la salud de las personas: “esto incluye un servicio sanitario que no tenga que volver a posponer las operaciones de cáncer y de articulaciones en invierno para tratar a pacientes de Covid”.

Alemania registra cifras bajas en comparación con sus vecinos, pero los casos han aumentado en dos semanas, alimentados por la variante Delta.

‘No se acobarden’, dice ministro inglés

El ministro de Sanidad británico, Sajid Javid, se disculpó ayer tras sugerir en Twitter que el país no debía “acobardarse” ante el coronavirus, una semana después de anunciar que contrajo el virus.

“Mis síntomas fueron muy leves gracias a las increíbles vacunas”, añadió, “si aún no lo ha hecho, vacúnese en lugar de acobardarnos”.

El comentario suscitó reacciones de indignación en asociaciones de víctimas y diputados, por lo que Javid borró el polémico tuit y en un nuevo mensaje reconoció una “desafortunada elección” en sus palabras y ofreció una disculpa.
LEG