SSC
SSC

Con la mirada ausente, un joven de 22 años estaba sentado en el barandal de un puente peatonal, en la Calzada Ignacio Zaragoza, alcaldía Venustiano Carranza, con la intención de tirarse al vacío y así encontrar una salida falsa a sus problemas de pareja, pero policías capitalinos evitaron una desgracia.

Los uniformados que realizaban recorridos preventivos fueron alertados, a través de la frecuencia de radio, por los operadores del Centro de Control y Comando (C2) Norte, sobre un hombre que pretendía atentar contra su vida.

El policía Wilberth Gordillo contó que él y su compañero descendieron de su patrulla, mientras “otros elementos estaban parando el tráfico, entonces vi hacia el puente y estaba un compañero, así como uno de nuestros encargados del sector”.

El agente, quien lleva dos años en la SSC, se dirigió hacia el sitio: “Corrí hacia la persona y posteriormente lo bajamos… estaba conversando con otro oficial que fue el factor distractor, después llegué para bajarlo. La prioridad era que (el joven) no perdiera la vida”.

Posteriormente, los paramédicos diagnosticaron que tenía crisis de ansiedad, por lo que lo mantuvieron en observación y conversaron con él para convencerlo de cambiar de decisión.

Minutos después, llegó un sujeto que se identificó como su jefe inmediato, quien externó que se haría cargo de él y de buscar un tratamiento médico integral. Luego de agradecer el apoyo de los policías, ambos se retiraron.

“Es la primera vez que participo en este tipo de situaciones. Me sorprendí, pero ante todo pensé en la seguridad de la persona. En todo momento pasó por mi cabeza que se aventaría, entonces tienes que hacer una acción y reacción para que no ocurra eso”.

Gordillo destacó que tras el percance se sintieron felices porque cumplieron con su deber, que es proteger y salvaguardar la vida e integridad de todas las personas.

“Para eso está un policía: para servirle a la sociedad. Tengo la vocación de servir a la ciudadanía y proteger a los que son más indefensos”.

LEG