santo domingo
santo domingo

Por: Daniela Wachauf y Armando Yeferson

En las inmediaciones de la Plaza de Santo Domingo, en el Centro Histórico, se ofrece la expedición de certificados apócrifos de vacunación contra el Covid-19… un negocio en el que tanto vendedores como clientes se arriesgan a terminar seis años tras las rejas.

Y es que debido a la pandemia de coronavirus, en algunas empresas o incluso para entrar a otros países se solicita el comprobante de vacunación… y hay quienes optan por comprar uno hechizo si es que por su edad u otros motivos aún no reciben la vacuna.

A las afueras de un pequeño establecimiento que oferta facturas y recibos, un joven con lentes, gorra y cubrebocas comenta que hace unas semanas se conseguían con facilidad estos documentos falsos, pero ahora están muy vigilados.

“Ahorita no puedo hacerlo -voltea para varios lados-, pero deja que pasen unas semanas y búscame… se entiende que mucha gente no quiere la vacuna, pero en la chamba piden el certificado”, dice.

El hombre expresó que los documentos tienen un diseño parecido a los de la Secretaría de Salud, y que estos avalan que la persona ya ha sido inyectada con primera o segunda dosis, así como la marca de la vacuna.

Sin embargo, un poco más adelante se encuentra Irving, quien con menos temor a las autoridades, asegura que un certificado con el código QR que lo haría pasar por real vale mil 800 pesos, y asegura que incluso pasaría filtros como los de los aeropuertos extranjeros.

Relato que al cliente se le solicita nombre completo y CURP, así como un adelanto de quinientos pesos, dado que el certificado falso tarda una hora en elaborarse… también aseguró que este documento no tendrá problema alguno en la página oficial del Gobierno, a la que llevan los QR que avalan los certificados al ser escaneados.

Por el contrario, a unos cuantos metros, José, otro vendedor, dijo que el certificado Covid que ofrecen tiene un costo que va de los 500 a mil pesos, pero señaló que éste no es válido para viajar al extranjero, pues el código QR presenta problemas.

En cambio, aseguró que el documento no tendrá problema alguno para realizar trámites administrativos o simplemente para presentarlo en el trabajo, coincidiendo en que el tiempo de elaboración es de una hora, y detalló que para elaborar el documento necesita el acta de nacimiento y CURP.

El Artículo 339 del Código Penal de la Ciudad de México, señala: “Al que para obtener un beneficio o causar un daño, falsifique o altere un documento público o privado, se le impondrán de tres a seis años de prisión y de cien a mil días multa, tratándose de documentos públicos y de seis meses a tres años de prisión y de cincuenta a quinientos días multa, tratándose de documentos privados”.

Destaca que las mismas sanciones se impondrán al que haga uso de un documento falso o alterado o utilice indebidamente un documento verdadero.

Al respecto, la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México alertó a la población de que pueden hacerse acreedores a una pena de prisión en caso de adquirir estos certificados falsos. Alejandro Espinosa, de la Policía Cibernética, explicó que con esta acción los clientes también están regalando información personal, lo que se puede prestar a fraudes o extorsiones.

Cuestionado de cómo identificar los falsos certificados de los originales, el elemento manifestó que en las alertas refieren que no están debidamente rubricados, “no hay que meternos en problemas y apegarnos a lo que dice la Secretaría de Salud”.

FRASE
“500 sencillo, ya con QR para la plataforma web, 1500… Sale con vacuna Johnson y en una hora está. Hay que dar anticipo de 500 para el del QR”
Francisco
Vendedor de certificados apócrifos

 

LEG