El astronauta que cambió al turismo

Marco Daniel Guzmán

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.


El dueño de Amazon Jeff Bezos ahora va por un pastel más grande, el del naciente turismo espacial el tipo de turismo que se espera en el corto plazo solo podría ser pagado por multimillonarios que se puedan dar el lujo de subir 100 km sobre el nivel del mar a la famosa línea de Kármán y observarla curvatura de la tierra, ayer simplemente ese hecho marcó el inicio de una nueva era en el turismo mundial.

El ahora astronauta Bezos logró lo inimaginable más allá de un viaje al espacio, consolidar otro de sus grandes sueños empresariales que es hacer rentable los paseos de sus “colegas” adinerados dando un vuelco imparable hacia una era turismo que no conocíamos. ¿Cuántos millonarios pueden pagar esta extravagancia?¡Muchos! tan solo en la subasta por participar en este primer despegue trascendió que se inscribieron más de siete mil candidatos a pagar sumas millonarias para abordar la nave, o sea que nicho de mercado si hay hasta para hacer vuelos diarios y que la compañía Blue Origin conquiste ese segmento de poderosos y nuevos viajeros.

Ya no habrá experiencia viajera que se le compare a poder ver el planeta fuera de sí mismo, a experimentar la micro gravedad cero y a observar la fragilidad del planeta azul desde el espacio; ni el crucero u hotel más lujoso o el destino más caro le hará sombra.”Sólo 569 personas han ido más allá de la línea Kármán. Con nuestro vehículo New Shepard, vamos a cambiar eso dramáticamente”, dijo Ariane Cornell, directora de ventas a astronautas de Blue Origin, cuando se anunció el vuelo tripulado en mayo pasado.

Y es que la nave New Shepard es un cohete completamente reutilizable de 18 metros de longitud y 4 metros de ancho que despega y aterriza verticalmente sus vuelos sub orbitales en parábolas de 100 km de altura luego a los 76 km de altura se desprende el cohete propulsor mismo que regresará a una base de concreto y la cápsula de la nave seguirá su curso con el impulso hasta lograra los 100 km de altura para luego comenzar descender y caer en el desierto ayudada por paracaídas. Sin duda posee todos los ingredientes para hacer de esto un gran producto turístico toda una experiencia inolvidable, una epopeya.

La puja inició en US$2,8 millones y la subasta se cerró el 12 de julio con un millonario desconocido que pagó 28 MDD para luego excusarse de no poder viajar de último momento debido a “problemas de agenda” Blue Origin ha dicho que el dinero recaudado irá a su fundación que promueve la educación de la ciencia y la tecnología.

A largo plazo, la compañía espera cobrar unos US$200.000 por lugar y el New Shepard tiene cupo para seis. “Este es un mercado naciente”, señaló Cornell. “Estamos abriendo las puertas y esperamos ver lo que diga el mercado “Así el astronauta Bezos entra de lleno a competirle a otros multimillonarios como Elon Musk con Space X y Richard Branson con Virgin Galactic en la carrera por el turismo espacial a los tres se les conoce como “NewSpace”, los empresarios que se están uniendo a la nueva carrera espacial que busca comercializar viajes fuera de nuestro planeta.

Por lo pronto el dueño de Amazon ha enfrentado numerosas críticas por usar su dinero para estas misiones espaciales y no para resolverlos problemas de la tierra tanto que más de 160 mil personas habrían firmado una petición de Change.org para que “Bezos no regrese a la tierra” después de su travesía. ¿Será que un día no muy lejano podremos comprar un viaje turístico al espacio en Amazon? Yo creo que sí. Bienvenido el turismo espacial.

LEG