Blue Demon: la intensa vida del ídolo del pancracio

A poco más de dos décadas de su deceso, Blue Demon, El Demonio Azul, rival en el pancracio de El Santo, vuelve al ring para una lucha póstuma

Blue Demon: la intensa vida del ídolo del pancracio
Foto: Israel Balbuena “Mi misión es mantener el nombre de mi padre, de Blue Demon, en buen nivel e imagen”, dice su hijo


A poco más de dos décadas de su deceso, Blue Demon, El Demonio Azul, rival en el pancracio de El Santo, vuelve al ring para una lucha póstuma, por interpósita persona, para conmemorar en 2022 el centenario de una vida intensa con 41 años de carrera profesional, 27 filmes y una serie de televisión.

Alejandro Muñoz Lomelí, hijo del enmascarado, empezó ya a tocar puertas en espacios culturales del país, para que se sumen a la celebración. Cuenta en entrevista que se han apalabrado ya compromisos con el Museo de la Ciudad de México y recintos similares en Puebla y Nuevo León, estado donde nació Alejandro Muñoz Moreno un 24 de abril de 1922. Sobre el Museo del Estanquillo, que alberga una colección donada por Carlos Monsiváis, amante de la lucha libre, dice que solo se le ofreció “asesoría”.

Añadió que su propuesta es montar una exposición con fotografías únicas de la colección familiar que hasta ahora no se han exhibido en público, como aquellas de cuando Blue Demon arrebató el campeonato mundial welter a El Santo el 26 de septiembre de 1953, a un lustro de su debut profesional.

En entrevista con 24 HORAS despejó la duda sobre la rivalidad entre Blue Demon y El Santo, que se enfrentaron en numerosas ocasiones en el encordado; no obstante, compartieron protagónico en una decena de filmes, donde lucharon contra las versiones mexicanas icónicas de Frankenstein, Drácula y El Hombre Lobo.

“Por lo que me dijo mi padre y viví, siempre fue una rivalidad de tipo profesional. Cuando le gana en 1953, empieza a destacar la imagen de Blue Demon en forma muy importante. Pero en la vida cotidiana en que se veían si no todos los días porque a veces andaban en ciudades diferentes, y a veces juntos luchando en las mismas arenas, tenían que tener una distancia de respeto por profesionalismo.

“Si quisiéramos decir que fueron amigos, yo no lo catalogaría así, porque nunca lo vi (a El Santo) conviviendo con mi padre, o en fiestas familiares que estuviéramos las dos familias juntas, cosas por el estilo, que se distinguen por cierta amistad. Ambos entendían que era sólo rivalidad profesional, cada quien hacía lo más posible arriba del ring para destacar y conservar su nombre lo mejor posible”, acota.

Destaca dos momentos duros en la vida de Blue Demon: cuando perdió el campeonato welter el 31 de enero de 1958 ante Karloff Lagarde, quien tres años después también derrotó a El Santo; y cuando sufrió una fractura de cráneo tras una lucha en Oaxaca. “Lo vi bajar del avión derrotado”, relata su hijo.

“Tres valores no perdió mi padre: la máscara, la dignidad y su don de gentes”, añade Muñoz Lomelí.

Además, cuenta para la muestra con una selección de pinturas, historietas, máscaras, trofeos, carteles, vestuario, guiones, memorabilia y fragmentos de la casi treintena de películas, la primera de las cuales, Blue Demon, El Demonio Azul (1965), llegó más de una década después de derrotar a El Santo, bajo la dirección de Chano Urueta, una historia que mezcla el terror licantrópico con la lucha libre.

“Tengo para exponer fotografías de la niñez, juventud, de cuando ingresó a los Ferrocarriles Nacionales donde encontró a su maestro Rolando Vera y cuando empezó su vida profesional. Tengo muchísimas, es imposible exponerlas todas, porque, en cada pueblo y ciudad donde luchó mi padre, sacaban fotos”, comenta Muñoz Lomelí, que optó por dejar la curaduría a Aldo Sánchez Ramírez y Héctor Orozco.

Acompañado por Sánchez Ramírez, el hijo de Blue Demon adelantó el 15 de julio pasado algunas de las propuestas para el homenaje, en una presentación preliminar en el salón Los Ángeles capitalino, en la que también participaron el director del lugar, Miguel Nieto, e Israel Balbuena, artista plástico al que se le comisionó la creación de algunos óleos del luchador, dos de los cuales se exhibieron ahí mismo.

Alejandro Muñoz Moreno falleció a los 78 años, el 16 de diciembre de 2000. Su deceso abonó en la leyenda de Blue Demon, cuya máscara es la más querida entre aficionados a la lucha libre que van, aun en medio de la pandemia, a la Arena México. Su popularidad se reforzó con la serie de 65 capítulos y tres temporadas transmitida por plataforma digital de 2016 a 2017 y protagonizada por Tenoch Huerta.

“Mi misión es mantener el nombre de mi padre, de Blue Demon, en buen nivel e imagen”, dice su hijo.

LEG