Adiós a la Montaña Rusa, sólo quedarán vestigios

Con maquinas de demolición arrancan las obras del parque urbano que sustituirá al parque de diversiones

Adiós a la Montaña Rusa, sólo quedarán vestigios
Foto: Gabriela Esquivel La mayor parte de la Feria desaparecerá para siempre; en sus terrenos se alzará un nuevo concepto con temática histórica.


Una era llegó a su fin. La Montaña Rusa de lo que fue la Feria de Chapultepec, que durante décadas fue el parque de diversiones más accesible de la Ciudad de México, jamás volverá a funcionar; de ella sólo quedará un vestigio de lo que fue, un mirador que permitirá abarcar al Bosque de Chapultepec.

Y es que donde alguna vez dominó la diversión, los gritos de emoción y el ambiente que se respiraba era el de la adrenalina, ahora es un lugar en silencio, donde el polvo y los grafitis recubren las atracciones mecánicas y puestos de comida.

Infografía: Xavier Rodríguez

Cerca de las construcciones de la Feria, las maquinas de demolición aguardan el momento para derribar el pasado, dejando un terreno llano y limpio para lo que se viene en el futuro: Aztlán.

Ayer, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunció el inicio de trabajos del Parque Urbano Aztlán (que no un parque de diversiones), el cual será un espacio de recreación y entretenimiento con la temática de la antigua cultura mexica.

Made with Flourish

En el marco de los 500 años de la fundación de la antigua ciudad de México-Tenochtitlán (hoy Ciudad de México), la mandataria explicó que la construcción del parque tardará dos años y medio y busca ser un nuevo ícono de la capital, con atracciones de entretenimiento y artísticas, además de sustentable, acorde con la recuperación del Bosque de Chapultepec como una zona turística nacional e internacional.

Y la entrada será gratuita, aunque algunas atracciones tendrán un costo.

Aztlán (nombre que evoca el legendario lugar del que llegaron los mexicas al Valle de México) tendrá juegos mecánicos y una temática que rinde homenaje a los principales momentos históricos de la capital, representando la época precolombina, virreinal, la Revolución y el Porfiriato, el siglo XX y la época actual.

Al respecto, la secretaria del Medio Ambiente local, Marina Robles García, explicó que, durante varios años el espacio que era ocupado por la Feria de Chapultepec fue operado por la entonces Regencia del Distrito Federal y, a partir de los años 90 se dio el Permiso para que distintas empresas empezaran a gestionar el funcionamiento del parque de diversiones.

Esto hasta que dos personas fallecieron el 28 de septiembre de 2019 al utilizar uno de los juegos mecánicos, una montaña rusa llamada Quimera.

“Una vez que se terminó el Permiso asociado al incidente que terminó, precisamente, con la forma en la que funcionaba en ese momento la Feria de Chapultepec, abrimos a una consulta ciudadana donde le preguntamos a las personas qué tipo de actividad, de proyecto esperaban para continuar en esta zona, en este predio del Bosque de Chapultepec y, alrededor del 90% pidieron que este se mantuviera como un parque de diversiones”, explicó.

Cabe destacar que de la mano del Museo Dolores Olmedo se construirá un nuevo recinto de talla internacional, con un proyecto innovador, educativo y de tecnología de punta que contempla 6 mil metros cuadrados de exhibiciones y tres niveles, que albergará algunas de las obras del Museo Dolores Olmedo, actualmente ubicado en Xochimilco.

FRASE
“Por lo pronto, la Montaña Rusa se va a dejar una parte como visual, pero ya no se puede usar, porque es un juego muy antiguo que tiene muchísimos problemas de seguridad, pero va a tener otros juegos de ese tipo…. se va a quedar nada más una parte, como observatorio”
Claudia Sheinbaum
Jefa de Gobierno

LEG