CALOR
CALOR

Las autoridades de Estados Unidos instaron el lunes a los habitantes del oeste del país a limitar su consumo eléctrico ante la persistente sequía y ola de calor que provocan múltiples incendios forestales.

Después de alcanzar picos de hasta 54°C durante el fin de semana en el Valle de la Muerte, el termómetro podría seguir rompiendo récords en algunos lugares del estado de California.

Algunas provincias de Canadá también están sufriendo la ola de calor. Sin embargo, las autoridades de Columbia Británica prevén que ésta será «menos agresiva» que la ola que les golpeó hace menos de tres semanas, cuando un pueblo no muy lejano a Vancouver registró un récord de 49.6°C.

La ola de calor de junio habría sido «casi imposible» sin el calentamiento global causado por los humanos, concluyeron la semana pasada investigadores de World Weather Attribution, una iniciativa que reúne a expertos de varios institutos de investigación de todo el mundo. Estimaron que el cambio climático hizo que este evento tuviera al menos 150 veces más probabilidades de ocurrir.

Ante estos récords de temperatura, las autoridades solicitaron a los habitantes de California desconectar sus aparatos, cortar su aire acondicionado y apagar el horno entre las 16:00 y 21:00 horas locales, en un esfuerzo de racionar voluntariamente su consumo de electricidad.

California, quinta economía mundial pero con una infraestructura eléctrica envejecida, quiere evitar que millones de personas vuelvan a quedar a oscuras, como ocurrió en años anteriores.

La semana pasada, el gobernador ya había instado a la población a disminuir su consumo de agua en 15%, por ejemplo reduciendo el riego del césped y tomando duchas más cortas.

Pero el oeste estadounidense está atrapado en un círculo vicioso devastador: los suelos secos y la vegetación reseca crean las condiciones para el aumento de las temperaturas.

Las olas de calor recurrentes y la reducción de las lluvias en algunas zonas son también una combinación ideal para los incendios.

California, Oregon, Arizona y Idaho son estados que no se salvan de los incendios que este 2021 ya devastaron unas 350 mil hectáreas, según autoridades.

FUEGO ATRAE FUEGO

2020
fue el peor año de la historia moderna de California en cuanto a incendios forestales se refiere

2021
podría superar ese récord; incendios ya consumieron el doble de vegetación que el año pasado

LEG