talibanes
Afghan militia gather with their weapons to support Afghanistan security forces against the Taliban, in Afghan warlord and former Mujahideen leader Ismail Khan's house in Herat on July 9, 2021. (Photo by Hoshang HASHIMI / AFP)

Los ataques del 11 de septiembre de 2001 en las Torres Gemelas de Nueva York, su World Trade Center, marcaron un hito en la guerra mundial contra el terrorismo, y la permanencia de tropas estadounidenses en Afganistán e Irak obedecía al temor de que, al retirarse, la facción política y paramilitar fundamentalista de los talibanes se expandiera… lo que ahora sucede.

Los aliados de Washington y la OTAN invadieron Afganistán para derrocar al gobierno talibán, que había brindado protección a Al Qaeda, el grupo terrorista que perpetró el ataque del 11-S en EU. Lograron fracturar al grupo, que se retiró de Afganistán… y también deponer a Sadam Husein, en Irak.

Pero Estados Unidos y sus aliados permanecieron en ambos países por temor a que, si se iban, se volviera a la situación anterior al 11 de septiembre.

El temor se vuelve real ahora. Los talibanes afirman controlar 85% del territorio de Afganistán, incluidos dos importantes pasos fronterizos con Irán y Turkmenistán, aprovechando la retirada militar de Estados Unidos…

aunque comprobar las cifras resulta complicado en territorio.

“Si controlan una proporción tan grande, ¿por qué sus líderes viven en Pakistán y no pueden venir a Afganistán?”, cuestionó Fawad Aman, portavoz del Ministerio de Defensa.

Apenas ayer se informaba que los talibanes habían tomado dos distritos de la provincia de Ghor, tras una ofensiva que les ha llevado ya a las puertas de al menos diez ciudades del país, según fuentes citadas por la televisión afgana.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, pidió mayor presión internacional para forzar un acuerdo entre el gobierno de Kabul y los talibanes y poner fin al conflicto en Afganistán: “La situación de seguridad en Afganistán reclama más presión internacional para llegar a un acuerdo político negociado, poner fin a este conflicto y darle al pueblo afgano el gobierno que quiere y merece. El mundo entero puede ayudar”.

El presidente estadounidense Joe Biden se comprometió a retirar la totalidad de las tropas americanas de Afganistán el 4 de julio, luego movió el compromiso al 31 de agosto, y ha avanzado rápido, tanto como los talibanes.

“Estados Unidos no puede permitirse permanecer atado a políticas creadas para hacer frente al mundo de 20 años atrás”, declaró Biden.

CON INFORMACIÓN DE AGENCIAS

Sin fuerza en la nación para combatir solos

Al presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, lo ven cada vez más débil para combatir la fuerza talibán. Analistas y sectores afganos se preguntan -ahora que sus militares deben combatir solos a los fundamentalistas talibanes-, cuánto durará en el poder el personaje de 72 años.

Joe Biden lo recibió en la Casa Blanca hace unos días, “una reunión con aire de despedida”, reportaron algunos medios. En 2011, bajo el mandato de Barack Obama, Estados Unidos disponía de 98 mil soldados sobre el terreno, según cifras del Pentágono. Hoy en día suman alrededor de 9 mil 500 soldados extranjeros presentes en Afganistán de varios países de la OTAN, 2 mil 500 estadounidenses.
LEG