Las guerras por el agua, que parecían tan lejanas, podrían estar más cerca de lo que pensamos. En África, por ejemplo, ya existe una confrontación por las aguas del simbólico Río Nilo.

La disputa comenzó en 2011 con la construcción de la Gran Presa del Renacimiento en Etiopía (GERD, en inglés), país localizado al norte de África.

Y es que el inminente funcionamiento de esta infraestructura podría tener un gran impacto en el caudal de Nilo, del que dependen fuertemente sus vecinos, especialmente Egipto y Sudán. Ambos gobiernos han protestado contra su creación y están preocupados por el impacto que podría tener para sus poblaciones.

África es un continente que ha tenido un gran incremento poblacional y no tiene los suficientes recursos para sostener a sus habitantes. En especial el agua es un recurso de gran importancia y que cada vez es más escaso, explicó a 24 HORAS Fernando Hernández, especialista en el continente africano.

El docente de la Universidad Anáhuac no descarta que entre dichos países comience una guerra por el control del agua del Nilo, pues es un recurso vital para ellos.

El Nilo carga con un gran significado y peso histórico para la región. El padre de la historia, Herodoto, incluso definió a Egipto como “un don del Nilo” y durante miles de años los egipcios han basado su existencia en torno a las crecidas del afluente.

La importancia del Nilo era tan grande que incluso en la mitología egipcia existía una divinidad que personificaba al río, el dios Hapi.

Aunque, actualmente el río ya no está rodeado de todo el misticismo de antaño, sigue siendo fundamental para la prosperidad de los países de la región. La cuenca del Nilo es compartida por once Estados y todos dependen, en mayor o menor medida, de sus aguas.

Los egipcios siguen considerando que el cuerpo de agua no solo es la fuente que alimenta la vida en el país, sino que también lo consideran como su bien exclusivo, declaró el internacionalista. Por lo que, la creación de la Presa del Renacimiento representa una mancha en su orgullo nacional y una amenaza al sustento de su población.

Por su parte, el gobierno de Sudán determinó que la presa puede poner en peligro la vida de 20 millones de personas que viven a las orillas del río. Aunque, según el especialista entrevistado, este actor debería ser el más neutral en la disputa.

Para Etiopía, la Presa es un símbolo de orgullo nacional, porque estimulará el crecimiento económico del país, modernizará su economía y lo podría convertir en uno de los principales exportadores de energía hidráulica del mundo. El gobierno ha declarado que su proyecto no busca afectar a ninguno de sus vecinos.

“Cuando ya tienes consideraciones que implican el uso de un recurso que es vital para Egipto y Sudán, como es el río Nilo, y que ahora también quiere utilizar Etiopía, podemos entender que hay un escenario de animosidad entre las partes”, expresó Hernández.

El académico agregó que, por el momento, pensar en una guerra es “poco probable” pues se está tratando de solucionar el problema por la vía diplomática.

De hecho, en 2015 se firmó un acuerdo tripartito conocido como la Declaración de Principios, documento que buscaba minimizar los efectos negativos que la presa podría originar para Egipto y Sudán.

El problema con este acuerdo yace en su ambigüedad, pues aunque determina que los tres Estados pueden utilizar el agua del Nilo de una forma equitativa y razonable, no fija la cantidad volumétrica de agua que le corresponde a cada uno, ni establece ningún mecanismo de resolución de controversias o el protocolo que los estados deben seguir en caso de sequía.

Egipto y Sudán han exigido un acuerdo más comprensivo, pero Etiopía se niega. Por lo que las negociaciones se encuentran en un punto muerto.

Ninguna de las partes está dispuesta a ceder en un tema tan sensible como el orgullo nacional y la soberanía hídrica de sus estados… así que la vía diplomática tampoco ha sido del todo fructífera.

FRASE

“El gobierno etíope no busca alterar el status quo regional, quiere aprovechar los recursos que tienen a su disposición para mejorar la situación de su país”

Fernando Hernández
Académico especialista en África

Continúa Etiopía con el llenado, denuncia Egipto

Egipto anunció la víspera que Etiopía iniciará la segunda fase del llenado de la represa sobre el Nilo, lo que amenaza con agravar las tensiones antes de una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el tema este jueves.

La ministra egipcia de Irrigación, Abdel Atti, fue informada por Adís Abeba del inicio de la segunda fase de llenado y dijo «rechazar firmemente la medida unilateral», según un comunicado del ministerio.

“Viola leyes y normas internacionales que regulan los proyectos de construcción sobre cuencas compartidas”, reclamó.
LEG