Como agentes de Tránsito, estamos en riesgo a diario: Eduardo Amador

El agente lesionado, de 23 años de edad, relató que estaba haciendo labores de vialidad

Como agentes de Tránsito, estamos en riesgo a diario: Eduardo Amador
Foto: Especial El agente Eduardo Amador, quien fue atropellado por un automovilista que intentó evitar una multa, dijo que es su responsabilidad que los ciudadanos lleguen con bien a sus destinos.


Luego de que la semana pasada fue atropellado por un conductor que intentó evitar una multa, el policía segundo Eduardo Amador expresó que es cotidiano lidiar con los automovilistas, pero esa ocasión fue una de las más agresivas en los cuatro años de servicio que lleva adscrito a la subsecretaría de Control de Tránsito de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

“Nosotros como servidores públicos, como policías de Tránsito, llevamos ese riesgo. Por lo menos en el día nos llevamos empujones, agresiones por parte de los conductores, pero este ha sido la más relevante”, contó a este diario.

El agente lesionado, de 23 años de edad, relató que estaba haciendo labores de vialidad y se percató de que al llegar a la esquina de la calle de López, en la colonia Centro, había un Volkswagen Polo estacionado en Independencia, que es una vialidad de dos carriles; del lado derecho se ubica la ciclovía y si se estacionan en un carril se obstruye el paso y se genera más tráfico.

“Fueron tres llamadas de atención. Cuando estoy con el conductor, Óscar N., justo enfrente de su carro, primero me insulta, me agrede verbalmente, le indico que se retire y me empuja con la unidad hasta que ya sentí la agresión más fuerte; su objetivo ya era lesionarme.

“Entonces le hago del conocimiento a mi comandante para pedir apoyo. (El conductor) me fue empujando poco a poco y llegando a la esquina de López es cuando toma velocidad y alcanzo a sostenerme del cofre. Posteriormente, los compañeros del sector Alameda le dan alcance por las cámaras de seguridad y es detenido. Fue puesto a resguardo, pues lo pasan a las estancias correspondientes”.

Amador agregó que al llegar al Hospital San Ángel Inn tenía dolor en espalda y piernas: “Los médicos me hicieron los estudios indicando que no tenía ninguna lesión para que permaneciera internado; me dieron medicamento. Dejé el hospital en la noche y vamos a ver cómo evolucionamos”.

El efectivo reconoció que su familia estaba espantada y alterada, pero cuando lo vieron en casa se tranquilizaron.

Separan a policía del Metro por tocamientos a mujer en estación Juárez

LEG