Sedema invita a bautizar a 5 lobitos de Chapultepec

El pasado martes se realizó el primer examen físico a los cachorros, el cual permitió corroborar que la nueva camada de Seje y Rhi se conforma por tres machos y dos hembras

Sedema invita a bautizar a 5 lobitos de Chapultepec
Foto: Sedema Participantes podrán elegir cinco nombres de entre 20 sugerencias


La Secretaría del Medio Ambiente capitalina (Sedema) invitó a la ciudadanía a elegir el nombre para los cincos cachorros de lobo mexicano nacidos el pasado 24 de abril, en el Zoológico de Chapultepec.

En un comunicado, Sedema informó que la votación quedó habilitada desde ayer y concluye el próximo 15 de agosto en el link: https://docs.google.com/forms/u/4/d/e/1FAIpQLSeqiyornQ3kJMGrUKjv2mTvdQhIImTEzR7QfvbQk5so9saQ-g/viewform.

Quienes deseen participar, podrán elegir cinco nombres de una lista de 20 sugerencias.

El pasado martes se realizó el primer examen físico a los cachorros, el cual permitió corroborar que la nueva camada de Seje y Rhi se conforma por tres machos y dos hembras.

El médico-veterinario Alberto Olascoaga, subdirector técnico del Zoológico de Chapultepec, detalló que se realizó un examen físico general y los siete integrantes de la familia de lobos mexicanos fueron pesados, desparasitados y se les tomaron muestras sanguíneas para monitorear su estado de salud.

“Se les revisó la piel, sus miembros, ojos, cavidad oral, canales auditivos, nariz, campos cardíacos, así como sus campos pulmonares, que están bien y que ya han podido ser apreciados al escuchar a uno de los lobos aullar.

También se les pesó. Los cachorros están entre 4.5 y 5.7 kilos; las hembras pesan más que los machos y todos están sanos. Cada 15 días tendrán una revisión para completar su calendario de vacunación”, precisó.

El nacimiento de esta nueva camada, registrada a través del sistema de monitoreo de circuito cerrado del Zoológico de Chapultepec, representa una esperanza para la conservación de su especie, que desde los años 50 fue perseguida, cazada y envenenada por la humanidad, lo que casi provoca su extinción en los años 70. Actualmente, actividades humanas como la cacería y la pérdida y fragmentación del hábitat aún amenazan al lobo mexicano.

LEG