Los papás también pueden ser luchones

Papás que han tenido que criar solos a sus hijos reconocen que han tenido que enfrentar varios retos, pero eso mismo los ha hecho crecer

Los papás también pueden ser luchones
Foto: Freepik Ser papá soltero representa todo un reto, primero porque la sociedad e incluso la misma familia ponen en duda sus capacidades para hacerse cargo de sus hijos por el hecho de ser hombres


Por: Brenda Cruz y Dania Hinojosa / FES Aragón

Ser madre soltera es una figura que se ha ido normalizando con el paso de los años e incluso ha ido en aumento, contando con un promedio de 6.5% en el 2015 y un aumento al 9.9% para 2019; sin embargo, también es cada vez más común que padres jueguen el rol de ambas figuras, aun cuando ello no les resulte nada fácil, debido algunas veces a estigmas sociales, otras simplemente porque ni ellos ni el entorno estaban preparados para ello.

De acuerdo con datos del Inegi, más de 900 mil hogares mexicanos están conformados únicamente por el padre y los hijos, con todo lo que implica, desde cuidarlos, hacerles de comer, llevarlos a la escuela, ayudarles con las tareas, etc.

No obstante, ser papá soltero representa todo un reto, primero porque la sociedad e incluso la misma familia ponen en duda sus capacidades para hacerse cargo de sus hijos por el hecho de ser hombres, luego por la serie de limitantes en los permisos para ausentarse en el trabajo, restricciones para hacer uso de las guarderías como prestación laboral y hasta falta de cambiadores en algunos lugares públicos.

En el marco del Día del padre que en México se celebra este año el próximo domingo 20 de junio, platicamos con algunos papás, quienes nos cuentan acerca de lo que ha sido tener que asumir el rol de papá soltero.

Desconfían de sus capacidades

“A mí me tocó mucho el estigma de que los papás o los hombres no podían quedarse con los hijos, empezó desde mi mamá, quien preocupada me decía, qué vas a hacer con esa niña, vente a vivir con nosotros, pero yo les dije que no, que yo podía solo” señala Luis Martínez, quien se divorció de su esposa cuando su hija tenía 5 años.

La convivencia y hacerse cargo de la niña no fue tanto problema, aunque sí reconoce que ir a un centro comercial y tener que entrar con la niña al baño si fue toda “una aventura”.

“No la podías dejar entrar sola y pues tenía que meterla al baño de hombres cargada, cubriéndole la carita con mi saco o chamarra o lo que trajera encima y la metía al privado de los hombres, siempre procuraba que no hubiera nadie más”.

Tratar de iniciar una relación también es algo que puede ser complicado al ser padre soltero, agregó, pues algunas veces las personas no entienden que no puedas salir con ellos porque tienes o quieres estar con tu hija.

Su salvación de las adicciones

Luis García, tiene 24 años y vive en Chimalhuacán y se ha hecho cargo de su hija desde que su mujer se fue. “La mamá de mi hija y yo éramos adictos desde que éramos novios, por la misma razón no nos cuidamos al tener relaciones y ella quedo embarazada, desde que nos enteramos yo entendí que era una señal para cambiar de vida, echarle ganas y poder formar una familia”.

Desde ese entonces Luis ha velado por Katherine, cosa que reconoce no ha sido fácil, pues debido a las drogas que consumía la madre, ella nació con problemas de peso, lo que implicó llevarla al médico cada mes y comprarle vitaminas algo caras.

“No tenía quien la cuidara así que me la llevaba conmigo, compre un cajón y me puse a bolear zapatos, pero siempre con ella”.

Actualmente Katherine tiene cinco años, gracias a los esfuerzos de su padre la niña ya camina y habla mejor, curso el primer año de kínder en una escuela particular y su papá trabaja duro para darle siempre lo mejor.

Feliz de poder estar con sus hijos

Miguel González de 25 años habitante también del Estado de México tiene dos hijos a su cargo, su mujer lo abandonó con sus hijos “yo trabajaba haciendo estadísticas en diferentes estados de la república, pero debido a este cambio tuve que salirme de trabajar, porque no tenía quien cuidara a mis hijos”.

Entró a trabajar a un taller de costura, metió a los niños en una estancia infantil y pedía permiso para ir por ellos a las 3 de la tarde, luego los llevaba a su trabajo donde se quedaban hasta que él terminara su jornada a las 6 de la tarde.

“Fue difícil al principio y doloroso obviamente porque los niños preguntaban por su mamá y yo no sabía qué decirles, pero también he aprendido muchas cosas, como hacer de comer y aunque gano mucho menos dinero, estoy feliz de estar con mis hijos y verlos crecer”.

Preocupado por la educación

Edgar Camacho lleva más de tres años como papá soltero, de Leonardo, de 9 años de edad y Santiago, de 5 años, se dedica al diseño de prótesis dentales y a la renta de mobiliario para eventos, entre otras cosas, pero además ha tomado muy enserio la enseñanza de sus hijos durante esta pandemia.

Usar las paredes como pizarrón y crear un ambiente propicio para el estudio son las estrategias que Edgar ha implementado para que sus hijos no pierdan el gusto por aprender y logren realizar por sí mismos sus tareas, ya que él debe salir a trabajar algunas veces.

Reconoce que no ha sido sencillo organizarse para trabajar y cuidar de sus hijos, pues a veces debe salir temprano, pues también realiza mudanzas, por lo que hay veces que si pide ayuda para cuidarlos y a veces se quedan solos. “Mis hijos se han aplicado en aprender labores sencillas para cuando papá no está en casa, ya lavan los trastes y saben utilizar el horno”.

De acuerdo con estadísticas del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEGI), el Estado de México encabeza la lista de padres solteros con 160 mil 997 casos.

FRASES
“No tenía quien la cuidara así que me la llevaba conmigo, compre un cajón y me puse a bolear zapatos, pero siempre con ella”, Luis García

“Cuando iba a la escuela la tenía que peinar y solamente sabía hacerle una coleta, y cuando le preguntaba cómo quería que la peinara, ella me contestaba –pues de la única forma que sabes papá-, tuvimos que aprender juntos a hacerlo”, Luis Martínez

LEG