El atacante argentino logró hacer un golazo de tiro libre que venció al portero Claudio Bravo

Lionel Messi anotó un golazo este lunes durante el partido entre las selecciones de Argentina y Chile que acabó 1-1, en el estreno del Grupo A de la Copa América de Brasil 2021.

Messi puso en ventaja a los argentinos en un excelso tiro libre a los 33 minutos, emulando la pegada prodigiosa de zurda del Diego Armando Maradona, homenajeado por la Conmebol en la fría noche carioca con un video en el que se recordó algunas de sus hazañas previo al inicio del partido.

Eduardo Vargas supo reemplazar al lesionado Alexis Sánchez para marcar la paridad a los 58, de cabeza, en el rebote otorgado por el portero Emiliano Martínez al atajar un penal a Arturo Vidal.

Con gol de Cardona, Colombia vence 1-0 a Ecuador en segundo juego de Copa América 2021

Con más batallas en el mediocampo que fútbol de autor, los equipos que Lionel Scaloni y Martín Lasarte firmaron tablas en el vacío estadio Olímpico Nilton Santos, hogar del Botafogo de Garrincha, cuyo gramado, mojado y con lodo, dificultó un juego más fluido.

Ahora Argentina buscará su primera victoria el viernes, cuando enfrente a Uruguay en Brasilia. El mismo día, pero en Cuiabá (centro), Chile chocará con Bolivia.

Paraguayos y bolivianos cerraban la primera fecha del Grupo A este lunes en Goiania.

Enseñanza eterna

Esa arma solía fallarle en sus citas con la pelota. A veces los arqueros volaban para despejar el peligro, en algunas ocasiones el riesgo quedaba clavado en la barrera y en otras el palo evitaba el festejo. También, de vez en cuando, se iba lejos del arco.

El homenajeado de la noche, Diego Armando Maradona, fallecido en noviembre pasado, pulió el «punto débil» de su heredero. Fue en febrero de 2009, en Marsella, Francia, poco tiempo después de que el ‘Pelusa’ asumiera la dirección técnica de la Albiceleste.

«Poné la pelota acá y escuchame bien: no le saqués tan rápido el pie a la pelota, porque si no ella no sabe lo que vos querés…», cuentan que le dijo a ‘Leo’.

Coincidencia o no, desde entonces el ahora capitán de la Albiceleste es un especialista de la pelota parada. Y en la noche en la que la Conmebol le rindió tributo al que muchos consideran el mejor futbolista de la historia, el hombre que pone en riesgo ese mote dio muestras de haber aprendido la lección.

Messi situó la pelota a poco más de un metro de la media luna, justo al frente de Claudio Bravo. La cacheteó con su zurda milimétrica, con amor, como diría Diego, en dirección al ángulo izquierdo de su excompañero en el Barcelona.

El capitán chileno la alcanzó a rozar pero la voluntad de ‘Leo’ se impuso para abrir la cuenta y herir a un rival que lo hizo sangrar en las finales de la Copa América de 2015 y 2016.

Fin a la sequía

El ‘caviar’ de gol fue un intruso en un partido con poco brillo y mucha disputa, muy similar al que ambos empataron 1-1 hace semana y media en Santiago del Estero, por la séptima jornada del premundial sudamericano.

Sin el lesionado Alexis Sánchez, Chile lució insulso para inquietar el arco de Emiliano Martínez.

Apenas en el minuto 53 exigió al golero del Aston Villa por medio del hombre gol de la Roja en Copa América, Eduardo Vargas, que con el de hoy lleva 13 tantos en la historia del torneo continental.

Erick Pulgar filtró un balón diagonal entre los zagueros, pero el delantero del Atlético Mineiro definió contra el cuerpo del portero. En el rebote, Nicolás Tagliafico derrumbó a Arturo Vidal, batallador pero sin magia. Su falta de chispa se evidenció cuando Martínez voló a la derecha para atajar su penal.

Brasil golea 3-0 a Venezuela en la polémica apertura de la Copa América

La pelota, sin embargo, quedó viva. Vargas la empujó en una movida aparatosa de cabeza y puso fin a dos años sin anotar con La Roja. A falta de Alexis, bueno fue ‘turboman’.

Aunque la anotación rompió su sequía goleadora, no bastó para que Chile le ganara a Argentina por primera vez en una Copa América.

Messi pudo doblegar a Bravo en un zurdazo rastrero, controlado sin problemas por el portero. Ángel Dí María, Lautaro Martínez y Nicolás González pudieron destrabar el cotejo, pero pifiaron en la definición.

Ni a Argentina ni a Chile les faltó sudor, pero a ambos les faltó fútbol.

 

EAM