La trascendencia de la alianza PRI-PAN-PRD

José Ureña
José Ureña

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Hoy lo justifican:

-Logramos el objetivo mayor.

Este era rescatar la Cámara de Diputados del vasallaje presidencial ejercido en la Legislatura saliente y en ese sentido las cuentas sí parecen favorecerles.

Pueden agregarse otra conquista:

Una novena de alcaldías en la capital del país y la recuperación del otrora llamado corredor azul, los municipios más ricos del Estado de México.

Pero esto fue tangencial porque a cambio los partidos integrantes de la alianza PRI-PAN-PRD entregaron gran parte de las gubernaturas en juego.

Malo, porque Alejandro Moreno, Marko Cortés y Jesús Zambrano creían estar en competencia en al menos diez de los 15 estados en liza.

-Es mucho porque nos creían muertos -me dijo Alito antes de los comicios, pero el domingo el PRI cedió Colima, Guerrero, Sinaloa, Tlaxcala, San Luis Potosí, Zacatecas y está por verse la suerte de Campeche.

El PAN de Marko Cortés también perdió: retiene Querétaro y Chihuahua, pero fue superado en Baja California Sur.

Y el PRD de Jesús Zambrano desaparece de las gubernaturas con la entrega de Michoacán, hoy a cargo de Silvano Aureoles.

RAZONES Y CUCHILLOS LARGOS

Los tres dirigentes justificaron su frente electoral.

Si no han ido unidos, aseguran Alejandro Moreno, Marko Cortés y Jesús Zambrano, Morena sola se hubiese llevado 236 distritos.

Con esas curules, más las de sus patiños, el Gobierno tendría asegurada la mayoría calificada para hacer cera y pabilo de la Constitución.

-Si nos hubiésemos aliado nosotros con Morena, habríamos barrido con 286 distritos, pero jamás lo íbamos a hacer aunque nos digan PRImor.

Impedirán la reforma a la Constitución, pero hoy las cúpulas opositoras reciben reproches y vienen las noches de los cuchillos largos.

Jesús Zambrano podrá sobrevivir porque Los Chuchos tienen el control del PRD.

Marko Cortés ya debe preparar su sucesión.

Y Alejandro Moreno ha anunciado que no se irá, pero sí hay opositores internos como Ulises Ruiz cuyo reclamo es la renuncia “por incapacidad para conducir al partido y apropiarse de candidaturas”.

PROLONGACIÓN DE MANDATO

1.- A la alianza opositora no le quedan dudas:

Aunque diga lo contrario, el Presidente se ilusionaba con la intención de mantenerse en el poder a través de una figura novedosa: prolongación de mandato.

El ensayo, globo de sonda, es la reforma legal dedicada al ministro Arturo Zaldívar para garantizar el control de la Corte todo el sexenio, hasta diciembre de 2024.

Alejandro Moreno, Marko Cortés y Jesús Zambrano han empeñado su palabra para impedir esa virtual reelección.

Y 2.- El llamado corredor azul tiene un simbolismo histórico.

En 2009 el entonces priismo del gobernador Enrique Peña recuperó esos municipios y así comenzó a desmoronar al PAN, para desplazarlo en 2012.

La Ciudad de México tiene su propia narrativa.

Aquí comenzó el PRI a perder su imbatibilidad, cuando el símbolo genuino de la izquierda mexicana, Cuauhtémoc Cárdenas, llegó en 1997 al entonces Gobierno del Distrito Federal.

Él abrió la ruta para la pérdida del poder federal por el priismo en 2000 con el panista Vicente Fox.

Morena tiene de dónde aprender.

LEG