Las dos ofertas en la mesa peruana: Pedro Castillo y Keiko Fujimori

En la primera vuelta electoral del 11 de abril, Pedro Castillo, candidato del partido Perú Libre, obtuvo la ventaja con 18.95% de preferencia electoral sobre los demás candidatos

Las dos ofertas en la mesa peruana: Pedro Castillo y Keiko Fujimori
Foto: AFP Castillo, de 51 años, es docente por profesión, dirigente sindical y político peruano

Perú eligió ayer entre el candidato de izquierda Pedro Castillo y la candidata de derecha Keiko Fujimori, hija del exmandatario encarcelado Alberto Fujimori.

En la primera vuelta electoral del 11 de abril, Pedro Castillo, candidato del partido Perú Libre, obtuvo la ventaja con 18.95% de preferencia electoral sobre los demás candidatos. Dado que ninguno de los contendientes obtuvo más de la mitad de los votos validos para proclamarse ganador, este 6 de junio Castillo compitió contra la segunda candidata con más votos, Keiko Fujimori, quien obtuvo 13.4% de votos.

Castillo, de 51 años, es docente por profesión, dirigente sindical y político peruano. Encabezó la huelga magisterial de Perú en 2017, donde los profesores de educación básica pública sostuvieron un paro de actividades por tres meses.

En 2020 anunció su candidatura y desde entonces se ha convertido en el representante del Perú rural y las clases desfavorecidas.

Una de sus propuestas es la promulgación de una reforma constitucional que otorgaría al Estado 80% de ganancias en el sector minero. También habla de la conformación de una asamblea constituyente que elaborará una nueva constitución para reemplazar la de 1993, heredada del gobierno de Alberto Fujimori pues, “sirve para defender la corrupción en escala macro”.

Por su parte, Keiko Fujimori, del partido derechista Fuerza Popular, estudió administración de empresas, fue primera dama del Perú en la administración de su padre –después del divorcio de este último con su madre–, y desde 2010 busca la Presidencia, siendo derrotaba en las elecciones de 2011 y de 2016. En 2018 fue detenida por cargos de lavado de activos y pisó prisión, sin embargo fue liberada a finales de 2019 por falta de pruebas.

En su tercer intento por la presidencia, Keiko representa al Perú urbano y de las clases medias altas y altas. A pesar de no ser la favorita de la élite peruana, ha logrado conseguir la aceptación de estos al verse amenazados por el arrollador paso de Castillo.

LEG