Una nueva forma de hacer y leer libros

Axolotl nació por la necesidad de crear un espacio donde se pudieran recibir diferentes escritos, pues actualmente existe una línea editorial enfocada al mercado que deja de lado contribuciones literarias importantes

Una nueva forma de hacer y leer libros
Foto: Freepik "Queremos por un lado la calidad, sin la necesidad lucrativa por delante y también potencializar las capacidades tecnológicas que tenemos en la actualidad"

La era digital ha traído consigo nuevos canales de distribución de contenido, por ejemplo, los e-books, libros electrónicos y las versiones digitales, y con ello la incursión de las editoriales a un formato virtual e independiente.

Así, vería la luz en 2018 Editorial Axolotl.

En entrevista con 24 HORAS, su co-fundador, Diego Valencia contó que Axolotl nació por la necesidad de crear un espacio donde se pudieran recibir diferentes escritos, pues actualmente existe una línea editorial enfocada al mercado, y esta deja de lado contribuciones literarias importantes o artísticamente bien logradas, pero que no encajan en la lógica de la mercadotecnia.

“Queremos por un lado la calidad, sin la necesidad lucrativa por delante y también potencializar las capacidades tecnológicas que tenemos en la actualidad”.

Por su parte, el también fundador, Roberto Olivares, resaltó que esta plataforma ha dado la oportunidad de crear una comunidad entre escritores y lectores, logrando que la publicación de textos no sea de manera unidireccional.

“Está la capacidad de que otras personas comenten en el escrito de quienes han publicado, es el chiste de aventajarnos de lo que existe en internet y formar una comunidad”.

Desde su creación, este portal ofrece las secciones de Literatura, Ciencias y Humanidades, donde se pueden encontrar poesía, cuentos, relatos breves, ensayos para la difusión del quehacer científico y tecnológico para el bien de la sociedad, así como aportaciones en busca revitalizar el concepto del humanismo en el siglo XXI.

Axolotl se caracteriza por tener una convocatoria abierta todo el año a cualquier hora, no cuenta con costos para publicar o leer, tiene el uso de algoritmos para el proceso editorial y prioriza el papel del editor para el curado de textos.

“Aquí un texto se evalúa, se comenta, se rebota con el autor y en caso de que todo sea positivo, se publica. Tratamos de impulsar hacia la calidad, en un blog no, ahí cualquiera publica, cualquiera se mete y no pasa nada”, comentó Diego.

LEG