Las formas de Cruz Azul

Raúl Sarmiento

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.


Cruz Azul logró el título, y con esto acabó con una larga racha de no alcanzarlo, acabó con una serie de críticas y hasta de palabras inventadas para hablar de un fracaso, de mala suerte y acabó con sus propios fantasmas para alegría de su gran número de apasionados y fieles seguidores, pero también apagó a las críticas que le acompañaron durante el torneo Clausura 2021 y la Liguilla.

Sí, porque desde que inició este campeonato, las críticas para las formas de jugar de los celestes y de Juan Reynoso fueron una constante, porque no gustaba, porque no convencía, por defensivo, por poco audaz, por no ir con la historia del equipo y no sé cuántas cosas más.

Pues bien, creo que ahora que todos aquellos que tenían estos calificativos tendrán que guardarlos, porque el fondo de las formas le dieron la razón y por ello, el título a Cruz Azul. 

Recuerdo bien que Reynoso llegó de último minuto a Cruz Azul, que arrancó perdiendo hasta de local, entonces Juan hizo lo correcto, fue a Pachuca, fecha tres, cerró al equipo, lo metió atrás, dio total prioridad a lo defensivo, bajo esa antigua idea de primero arreglo no recibir gol y poco a poco voy buscando soluciones adelante.

Y así fueron las formas de Cruz Azul, criticado de ratonero, de defensivo, etc, pero poco a poco fue ganando y ganando partidos, varios por la diferencia mínima, varios sin ser espectacular, elaborando una racha histórica de invicto y partidos ganados en forma consecutiva. 

Las críticas continuaban, las formas no gustaban al exterior, a los medios y hasta algunos cementeros, pero por el contrario, en el interior del equipo, cada vez estaban más fuertes, cada vez más cómodos, cada vez más seguros con esas formas, por lo tanto, no tenían porque cambiarlas. 

Y así, Cruz Azul llegó a la Liguilla, con sus formas, contra todo y nuevamente las críticas llovieron, cómo se atrevió a jugar así de visitante contra Toluca y al final, el boleto de la semifinal se logró, afuera del plantel había incertidumbre, adentro, cada vez más fuerza que ese era el camino.

Contra Pachuca lo mismo, incluso el cero a cero se llegó a calificar de desventajoso, de regalar 90 minutos como en Toluca, que ya no cambió al Cabecita Rodríguez pero cambió a otros, como era posible, pero al final, el boleto a la final estaba en la maleta. 

Para la final, las mismas formas ya no fueron tan criticadas porque ganaron el de ida y eso ya era muy difícil de criticar, pero en casa luego de los primeros 45 minutos todo regresó, las formas no gustaban, como era posible regalar medio tiempo, sin embargo, Reynoso y sus muchachos acertaron, en un contragolpe letal y ya nadie se ocupó de las formas, ya esas no importaban, lo único es que aguantara, que se defendiera bien, que fuera campeón y sí, el fondo de meses de trabajo apareció, lo importante era ser campeón.

Este grupo de jugadores y cuerpo técnico se unieron, dejaron a un lado todo y encontraron una forma, una manera para vencer todo y para lograr el objetivo, hoy podemos decir en Cruz Azul si importaron las formas para lograr el fondo, a pesar que a muchos estas formas de la Máquina les molestaban y hoy hay que alabarlas. Felicidades campeones.

 

@raulsarmiento

Más del autor