Ebrard: de la miel a la hiel

Adrian Trejo
Adrián Trejo

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Marcelo Ebrard cedió su lugar en las elecciones presidenciales del 2012 a Andrés Manuel López Obrador, a pesar de que el entonces jefe de Gobierno del DF (hoy CDMX), tenía mejores credenciales.

Ebrard declaró que se había realizado una encuesta, que nadie vio ni conoció, y que López Obrador había salido mejor posicionado dentro del perredismo.

No se entiende cómo es que el hoy Presidente convenció a quien era entonces la mejor carta del perredismo para las elecciones que ganó, finalmente, Enrique Peña.

Hasta antes del derrumbe del tren en la estación Olivos del Metro de la Línea 12, la candidatura de Ebrard iba, literalmente, sobre rieles.

Era el vicepresidente en funciones: lo mismo negociaba las pipas -que pocos saben dónde están- para transportar gasolina, que la compra de vacunas contra el Covid.

Negoció con Trump para que el locuaz presidente de Estados Unidos no impusiera aranceles a productos nacionales a cambio de ser sus policías en las fronteras norte y sur de México.

Su estrella fulguraba sobre la de cualquier otro secretario de gabinete.

Pero se derrumbó una parte del Metro que se construyó durante su administración y parece que también el papel preponderante que desempeñaba en el gabinete.

A juzgar por el trato que recibió durante la ceremonia por los 700 años de la fundación de Tenochtitlan, Ebrard debe estar pasando un momento amargo.

No sólo fue colocado en la segunda fila, sino que fue convocado para escuchar como el propio López Obrador y la invitada de honor, Dilma Rousseff, se desvivieron en elogios para Claudia Sheinbaum, quien desde luego también tiene responsabilidad administrativa en el derrumbe de la línea 12.

Tal fue la miel que derramaron sobre Sheinbaum, que en redes se especuló que López Obrador ya tenía candidata a la Presidencia.

¿Veremos la reacción de Ebrard o hará mutis?

****

¿La propaganda que se hace el propio presidente López Obrador a partir de la encuesta que lo coloca, según él, como el mandatario con el mayor porcentaje de aprobación “en el mundo’’ viola las disposiciones electorales?

De acuerdo con la encuesta, López Obrador tuvo mejor desempeño que los presidentes de Italia, Estados Unidos, Australia, Alemania, Canadá y Reino Unido.

Desconocemos cuáles son los parámetros que midió el sondeo, pero claramente se puede advertir que los encuestadores no viven en México.

Independientemente de la veracidad del sondeo, la otra parte tiene que ver con la autopromoción que, en tiempos electorales, está acotada.

Así que esperemos que el INE se pronuncie sobre si esta propaganda viola o no la veda electoral.

****

Productores independientes de cerveza acusaron a la Comisión Federal de Competencia, que preside Alejandra Palacios, de favorecer a las multinacionales cerveceras y desacatar una resolución del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa de la CDMX.

Este Tribunal ordenó, en septiembre de 2020, que la Cofece debía reponer el procedimiento interpuesto por los productores independientes en el 2010 por prácticas monopólicas y analizar a fondo las acusaciones.

Javier Coello Zuarth, representante de los productores independientes de cerveza de México, explicó que a diferencia de la Comisión de Competencia de Estados Unidos, en México la Cofece autorizó la concentración de AB In Bev (Grupo Modelo Sab Miller), Heineken (Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma) y Molson Coors, para que sólo ellos pudieran distribuir la cerveza.

La práctica que se denomina concentración ilícita y lo que reclaman los productores independientes es que la Cofece reponga el proceso como lo ordenó el Tribunal pues, a su parecer, el monopolio es tan grande y visible como un elefante en la sala.

¿Lo ven o no lo ven?

LEG