Liz Cheney, crítica de Trump, es removida de su puesto de liderazgo republicano en la Cámara

“Voy a hacer lo que esté en mis manos para asegurarme que el expresidente no vuelva a acercarse nunca más (al poder)”, afirmó Cheney a los periodistas en el Congreso

Liz Cheney, crítica de Trump, es removida de su puesto de liderazgo republicano en la Cámara
Foto: Twitter / @Liz_Cheney Este sería un paso que cimienta la afinidad de la formación con el expresidente

La legisladora republicana Liz Cheney, crítica del expresidente estadounidense Donald Trump, es apartada de jerarquía del partido, de acuerdo con los representantes.

“Voy a hacer lo que esté en mis manos para asegurarme que el expresidente no vuelva a acercarse nunca más (al poder)”, afirmó Cheney a los periodistas en el Congreso, tras la decisión.

Dieciocho meses antes de las elecciones de mitad de mandato y tres años antes de las próximas presidenciales, el Partido Republicano parece decidido a castigar a uno de los suyos porque se niega a aceptar la falsa afirmación de Trump de que los demócratas cometieron fraude en las elecciones de 2020.

Los republicanos argumentan que lo hacen por la unidad de su formación política, y que las críticas de Cheney hacia Trump y lo que ella llama su “culto de personalidad peligroso y antidemocrático” no han hecho nada para unir a un partido fracturado luego de las últimas presidenciales.

Se espera que Cheney, una conservadora de Wyoming e hija del ex vicepresidente Dick Cheney, sea retirada de su posición como número tres del partido en la Cámara de Representantes en una votación que se celebrará por la mañana en la conferencia del partido.

Cheney pronunció el martes por la noche un discurso desafiante en la Cámara de Representantes, advirtiendo a sus colegas del potencial “desmoronamiento de nuestra democracia”, ya que un expresidente sigue engañando a millones de estadounidenses y sembrando dudas sobre la integridad de las elecciones.

“Permanecer en silencio e ignorar la mentira envalentona al mentiroso”, dijo Cheney en una sala casi vacía.

“No participaré en eso. No me quedaré sentada en silencio mientras otros llevan a nuestro partido por un camino que abandona el estado de derecho y se une a la cruzada del expresidente para socavar nuestra democracia”.

Trump, el principal republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, y el número dos, Steve Scalise, han respaldado a una joven moderada convertida en trumpista, Elise Stefanik, como reemplazo de Cheney.

Stefanik no tiene una competencia seria por el puesto, y los respaldos la convierten en la clara favorita.

Pero aún no se ha programado una votación para un nuevo puesto en la conferencia, ya que a algunos republicanos les preocupa que Stefanik, aunque es una feroz defensora de Trump, no sea lo suficientemente conservadora.

Independientemente del reemplazo de Cheney, “está claro que necesitamos hacer un cambio”, dijo McCarthy a los miembros el lunes.

“Cada día que pasamos enfrentándonos por el pasado es un día menos que tenemos para aprovechar el futuro”.

Si bien Cheney y algunos aliados, como el republicano de la Cámara de Representantes Adam Kinzinger, advierten del peligro de cerrar filas con el expresidente, muchos en el Partido Republicano, incluido el senador Lindsey Graham, creen que la formación no puede avanzar sin el trumpismo, independientemente de que el propio Trump siga.

En una carta enviada el martes a sus compañeros republicanos, el congresista Chip Roy dijo que Cheney será destituida porque pasó más tiempo “participando inútilmente en ataques personales y señalando al presidente Trump” que construyendo una plataforma de partido para enfrentarse a los demócratas.

“Perdió su capacidad de ser nuestra portavoz al distraernos”, dijo el legislador de Texas.

“La gran mentira”

Con las divisiones republicanas en el mostrador, el presidente Joe Biden se reunirá el miércoles en la Casa Blanca con los cuatro líderes del Congreso: la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, y los republicanos McCarthy y el senador Mitch McConnell.

La reunión puede servir como recordatorio de que aún en medio de la purga de un líder del Congreso, los engranajes de Washington continúan funcionando.

“Ojalá… puedan hablar sobre áreas de acuerdo y cosas como infraestructura”, dijo a los periodistas la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Sin embargo, Cheney se encuentra en el centro de la crisis de un partido que no puede renunciar a su expresidente y rechazar su falsa afirmación de fraude electoral.

Los demócratas aprovechan la crisis en el bando republicano para asegurar que sus rivales apoyan un modelo autocrático.

“Cuando perpetúas o toleras mentiras sobre las elecciones como esta, erosionas nuestra democracia”, dijo Schumer a los senadores el martes, insistiendo en que los republicanos están repitiendo la mentira de que las elecciones fueron robadas “simplemente para calmar… al presidente más deshonesto de la historia de Estados Unidos”.

“Desafortunadamente, la gran mentira se está extendiendo como un cáncer entre los republicanos”, dijo.

LA VIDA EN ISRAEL CON LAS BOMBAS Y MISILES: “TU ENTRAS AL REFUGIO Y ESPERAS QUE CAIGA LA BOMBA”

CT