pandemia
Algunos buscaron contener la pandemia de forma agresiva hacia su eliminación; otros tuvieron como objetivo la supresión de virus

La pandemia por el virus SARS-CoV-2 se pudo haber evitado. Febrero de 2020 fue un mes desperdiciado. Ante una eventual emergencia sanitaria de similar magnitud… seguimos sin estar preparados.

Son algunos de los poco alentadores resultados que arrojó el esperado estudio elaborado por un panel de científicos independientes (aunque impulsado por la Organización Mundial de la Salud) sobre el origen y manejo de la crisis que detonó el nuevo coronavirus.

“El tiempo transcurrido desde la notificación de un conglomerado de casos de neumonía de origen desconocido a mediados de diciembre hasta la declaración de una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (enero) fue demasiado largo”, señala el Panel.

“Además, febrero de 2020 fue un mes perdido en el que muchos más países podrían haber tomado medidas para contener la propagación del SARS-CoV-2″, agrega, «y prevenir la catástrofe sanitaria, social y económica mundial que todavía persiste”.

El informe indica que los países variaron significativamente en la aplicación de medidas de salud pública para mantener bajo control la propagación del virus. Algunos buscaron contener la epidemia de forma agresiva hacia su eliminación; otros tuvieron como objetivo la supresión de virus; y algunos solo mitigaban los peores impactos.

Entre las conclusiones: más recursos, fondos internacionales, creación de un organismo especializado y menos burocracia y más atribuciones a la OMS, agencia de salud de las Naciones Unidas.

fahl