Foto: AFP Joe Biden organizó e inauguró ayer una cumbre virtual con más de 40 líderes mundiales  

Previo a sus 100 días en el cargo, Joe Biden convocó a 40 líderes mundiales a una cita de dos días por videoconferencia con miras a preparar el terreno para la conferencia ambiental de la ONU en Glasgow, en noviembre, que buscará mejorar el Acuerdo de París, mediante el cual se busca mantener la temperatura del planeta dentro de 1.5 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales, umbral apenas seguro

El cambio climático es la “agenda verde” no solo por las plantas que limpian el aire que respiramos, sino por los billetes que también representa esa cartera.

El presidente estadounidense Joe Biden organizó e inauguró ayer una cumbre virtual con más de 40 líderes mundiales en la que fijó sus nuevas metas en la materia, entre ellas reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre 50 y 52% para 2030, en comparación con 2005.

Para ello, busca que el Congreso le apruebe un paquete de infraestructura de 2 billones de dólares, donde incluyó la transición hacia la ansiada economía verde.

John Kerry, su reciclado zar del clima, afirmó confiar en el poder del sector privado, que se ha volcado a un nuevo mercado verde: «Ningún político, no importa cuán demagógico, capaz o poderoso sea, va a poder cambiar lo que está haciendo ese mercado», afirmó en conferencia.

De manera paralela, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, cabildea con los inversionistas privados vendiendo el concepto de “riesgo existencial”, y para salir librados tendrán que incrementar el financiamiento a energías renovables y otras innovaciones.

Para EU, dijo Yellen, cumplir con el Acuerdo climático de París requerirá “transformar sectores importantes de la economía global, especialmente cuando se trata de cómo generamos energía y transportamos personas y bienes».

El gobierno demócrata de Biden estima que el precio para hacer de la economía de Estados Unidos neutral en emisiones de carbono es de 2.5 billones de dólares, y el capital privado deberá cubrir la mayor parte.

Ayer, Biden llamó al mundo a actuar para frenar el calentamiento global, y asumió un mayor compromiso para reducir las emisiones contaminantes, lo que aplaudió la comunidad internacional tras la negación de cuatro años de la era del expresidente Donald Trump.

CON INFORMACIÓN DE AGENCIAS

Infografía: Xavier Rodríguez

México propone agenda… propia

Marco Fragoso

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, puso sobre la mesa -en la cumbre climática estadounidense-, el tema migratorio… a pesar de haber recibido señales negativas del Gobierno de Joe Biden.

Financiar el programa “Sembrando Vida» en el sureste de México y en Centroamérica fue la propuesta principal que el mandatario sugirió en su intervención, con el objetivo de sembrar 3 mil millones de árboles adicionales y generar un millón 200 mil empleos.

El titular del Ejecutivo propuso a EU, ofrecer a quienes participen en este programa que, al sembrar sus tierras por tres años tengan posibilidad de obtener una visa de trabajo temporal y luego de otros tres o cuatro años puedan obtener incluso la residencia en EU… o bien su doble nacionalidad.

Destacó que el programa podría ser el esfuerzo más grande de reforestación en el mundo, pues laboran 450 mil campesinos y campesinas que reciben un jornal de 5 mil pesos mensuales para plantar árboles frutales y maderables en sus tierras o parcelas.

Bolsonaro pone su cara ‘verde’

Con un discurso opuesto al que sostenía con Donald Trump como presidente estadounidense, el mandatario brasileño mostró ayer una agenda ambiental que no acostumbra presumir, pues más bien suele responder a los ataques sobre daños ambientales con ataques directos.

Jair Bolsonaro anunció ayer en la cumbre sobre el clima que Brasil buscará la neutralidad de carbono para 2050, diez años antes de la meta anterior, aunque sin convencer a sus críticos del todo sobre su repentina conversión.
«Determiné que la neutralidad climática en Brasil se alcanzara hacia 2050. Por lo tanto, lo adelanto en diez años a lo previamente anunciado», aseguró.

También se comprometió a «eliminar la deforestación ilegal en Brasil en 2030″. La devastación de la Amazonia ha aumentado drásticamente desde que llegó al poder en enero de 2019, y fue motivo de duras críticas hacia su gestión desde el interior y el extranjero.

Pidió, además, la «contribución de países, empresas, entidades y personas dispuestas a actuar”.

AMLO se quedó corto: mexicana Xiye Bastida

La activista mexicano-chilena, Xiye Bastida formó parte de la cumbre organizada por la Casa Blanca, al lado de líderes como Vladimir Putin, Xi Jinping, el mismo Joe Biden… y el mexicano Andrés Manuel López Obrador, a quien interpeló.

La originaria de San Pedro Tultepec, en el Estado de México, escribió en Twitter: “Mi padre no se había sentido tan orgulloso en mucho tiempo. Me siento orgullosa de haber representado a México y a la juventud, especialmente cuando el discurso de AMLO se quedó corto en ambición.

LEG