Audi de México, el ejemplo en tratamiento de aguas residuales

Con más de 100,000 m3 de agua tratados por año, Audi de México reafirma su trabajo en San José Chiapa como la primera planta de la industria que produce autos sin descargas externas de agua

Audi de México, el ejemplo en tratamiento de aguas residuales
Foto: Cortesía Audi Audi México cuenta con infraestructura sustentable para una producción limpia

Desde la planeación de la planta de San José Chiapa, Audi México apostó por la implementación de tecnologías sustentables que garanticen el uso correcto del agua para la producción del Audi Q5. En 2015, puso en operación su Planta de Tratamiento Biológico de Aguas Residuales, misma que permite la gestión eficiente de las aguas industriales provenientes de las naves de producción y áreas de la fábrica, proceso ha evitado la descarga anual de más de 100,000 m3 de aguas residuales.

En la planta de San José Chiapa, donde se fabrica el Audi Q5 y sus derivados para todo el mundo, exceptuando China, todos los procesos de fabricación de este SUV se realizan bajo criterios ambientales estrictos y estándares de calidad premium. Para Audi México, poner en práctica los campos de acción de su estrategia Mission: Zero, uso del agua y uso eficiente de los recursos, es parte fundamental para el éxito económico a largo plazo.

Audi México cuenta con infraestructura sustentable para una producción limpia. En 2015 puso en operación la Planta de Tratamiento Biológico de Aguas Residuales, la cual tiene una capacidad diaria de 1,800 m3. Su objetivo es la gestión eficiente de las aguas industriales provenientes de los procesos productivos y de las diferentes áreas de la compañía. Además, se centra en la eliminación de la carga orgánica bajo un proceso aeróbico realizado por microorganismos.

El proceso de tratamiento de aguas residuales inicia con la fase de pretratamiento, donde se eliminan los sólidos gruesos como arenas y plásticos mediante equipos de separación mecánica. El flujo continúa hacia una etapa de homogenización de las diferentes fuentes de agua residual proveniente de las naves de producción. El tratamiento biológico se hace presente con la acción de microorganismos que se alimentan de materia orgánica para posteriormente separar el agua tratada y clarificada de los microorganismos. Finalizando esta separación, recibe un nuevo filtrado fino y desinfección por luz ultravioleta. Se monitorean constantemente los valores de calidad para asegurar el cumplimiento legal y regulatorio. Este tratamiento, anualmente evita la descarga de más de 100,000 m3 de aguas residuales al año.

“Nuestro objetivo es producir autos en una fábrica realmente sustentable y con infraestructura que cumpla con las normativas ambientales. En este sentido, Audi México es la primera planta del sector automotriz, en México, en producir automóviles completamente libres de descargas externas de agua siendo así un referente en el uso del vital líquido”, dijo Tarek Mashhour, presidente ejecutivo de Audi México.

La planta en San José Chiapa contribuye al cuidado del medioambiente para mejorar la calidad del agua, eliminando el 100% la emisión de productos químicos y materiales peligrosos al exterior de la fábrica gracias al proceso por ósmosis inversa que implementó en 2018. De esta manera la fábrica evita la contaminación de ríos, lagos o lagunas y mantos acuíferos.

En el camino de la producción sustentable, Audi México sigue siendo el primer fabricante en el país que produce automóviles completamente libres de descargas externas de agua. Asimismo, se alinea con el objetivo 6 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas que se centra en garantizar la disponibilidad del agua y su gestión sostenible.

 

 

fahl