Así fue la vacunación en el oriente de Iztapalapa

La FES Zaragoza Campus I fue una de las ocho sedes donde comenzó la aplicación de la vacuna Sputnik V en la alcaldía con mayor número de adultos mayores

Así fue la vacunación en el oriente de Iztapalapa
Adrian Escobar La inyección fue un poco dolorosa, aseguró adulta mayor

La sexta etapa de vacunación para adultos mayores de la Ciudad de México llegó a la alcaldía Iztapalapa el 2 de abril y culminó este martes 6. Lo que implicó la aplicación de, por lo menos, una dosis de la vacuna contra el Covid–19 en la totalidad de personas mayores de 60 años residente en la alcaldía. Así se vivió el primer día en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza Campus I, sede vacunadora en el oriente de Iztapalapa.

Desde las 7:00 de la mañana, la fila comenzó a generarse alrededor de la FES Zaragoza Campus I, ubicada en Avenida Guelatao 66 en el oriente de Iztapalapa. Esta fue tan sólo una de las ocho sedes que el Gobierno de la Ciudad de México asignó para esta alcaldía, la de mayor población de adultos mayores en CDMX con 262 mil, según el censo del último año del INEGI.

Alrededor del mediodía, había dos largas filas rodeando las calles aledañas a la Facultad, una de automóviles y otra de personas. Fueron necesarios varios voluntarios de la vacunación para instruir y poner orden entre los automovilistas que esperaban a sus familiares y los adultos mayores dispuestos a vacunarse junto con sus acompañantes. Entre el bullicio de la gente se escuchaban quejas, algunas decían: “Yo tenía programada una cita, pero valió madres. Me mandaron a formar igual.”

El comercio informal aprovechó la aglomeración de la gente para vender toda clase de productos, desde helados, aguas, cacahuates, hasta cubrebocas. Bajo el calor agobiante, la fila avanzó rápidamente. Una vez adentro se instruyó a los adultos a tomar asiento y esperar. Ahí, se les indicó que era necesario para la aplicación de la dosis haber almorzado con anticipación. Por ello, fueron proporcionados refrigerios (agua, naranja y una palanqueta) a cada uno de los mayores de 60.

Después de haberles tomado los datos y darles indicaciones, los adultos fueron trasladados, en orden y calma, a la carpa donde se estaba aplicando la vacuna rusa Sputnik V. “Me dolió. Sentí un poco de dolor cuando me inyectaron y pasó el líquido”, dijo la señora Beatriz Becerril de 62 años.

Posteriormente, mantuvieron a cada uno de los vacunados en un área de observación donde, durante 15 minutos, fueron vigilados por voluntarios de la propia FES Zaragoza. Esto, para poder auxiliar a quien hubiera presentado algún síntoma adverso de la vacuna. Afortunadamente, alrededor de las 15:00 horas, todavía no se habían registrado complicaciones en los adultos inoculados. Así lo informó la voluntaria Miriam Zedillo Ledesma, estudiante de odontología: “Por lo menos acá en la Ciudad de México no ha habido ningún reporte de alguna complicación. En realidad, sobre todo la Sputnik, tiene muy pocos efectos adversos. Es de la que menos tiene. Es casi siempre un leve dolor, a lo mejor fiebre, pero no, no ha habido ningún caso grave”, explicó.

Al finalizar el proceso de observación, se indicó a las personas mayores de 60 años a esperar por 21 días para la aplicación de la segunda dosis de la misma vacuna que se le fue suministrada. Recomendaron evitar el consumo de tabaco y alcohol ya que estos pueden perjudicar al efecto de la vacuna. Una vez hecho eso, se guió a los inoculados a la salida donde fueron despedidos con aplausos.

“Me siento tranquila y me siento bien. Me dolió un poco cuando me inyectaron, pero ahora me encuentro mejor. (…) Seguiré cuidándome. Tomando sana distancia y lavándome las manos con frecuencia, hasta que se me aplique la segunda dosis. (…) Visitaré a mis seres queridos, pero una vez me vacunen por completo. Aún así, continuaré cuidándome.” Confesó la señora Beatriz Becerril.

 

PL