Foto: AFP Sturgeon vivió un escándalo que amenazó con obligarla a dimitir. La polémica gira en torno al modo en que gestionó varias acusaciones de agresión sexual contra su predecesor y exmentor, Alex Salmond, que finalmente fue absuelto en 2020.  

Aún surfeando la marea del Brexit, Reino Unido vive el resurgido ánimo de la Escocia separatista, donde se presentó el anteproyecto de ley que plantea la división… el mismo día en que la primera ministra libró un escándalo de obstrucción de justicia por un caso de abuso sexual.

Nicola Sturgeon fue exonerada de haber infringido el código de conducta en su gestión de las acusaciones de agresión sexual contra su predecesor, Alex Salmond, un escándalo que amenaza su proyecto independentista… en un momento clave.

Y es que el Gobierno autónomo de Escocia publicó el plan que establece el calendario y la pregunta para un nuevo referéndum sobre su independencia del Reino Unido, al que se opone firmemente el Ejecutivo británico de Boris Johnson.

A seis semanas de las legislativas regionales, en que los independentistas del Partido Nacionalista Escocés de Sturgeon esperan arrasar, el ministro de cuestiones constitucionales, Michael Russell, afirmó presentar el texto para que los votantes puedan elegir quién es el mejor situado para dirigir el proceso.

Según este anteproyecto de ley, correspondería al Parlamento escocés decidir la fecha de la votación, pero el ejecutivo sugirió tras el fin de la crisis sanitaria.

Si la mayoría del Parlamento regional apoya un referéndum, no habrá «justificación democrática alguna» para que el Gobierno británico intente bloquear una votación, subrayó Russell.

 

LEG