Adaptado a la pandemia, el All-Star de la NBA promete un gran espectáculo

A diferencia del habitual fin de semana de las Estrellas, al que acuden miles de aficionados y los jugadores se prodigan en eventos comerciales y mediáticos, la edición 80 del All-Star estará cerrada al público

Adaptado a la pandemia, el All-Star de la NBA promete un gran espectáculo
Foto: AFP Únicamente unos mil 500 invitados podrán acceder al State Farm Arena, con capacidad para unos 21 mil espectadores

La NBA resistió a las críticas de sus mejores jugadores, LeBron James incluido, y cumplirá el domingo con su cita del Juego de las Estrellas (All-Star) en una espectacular jornada en Atlanta adaptada a la pandemia de Covid-19.

A diferencia del habitual fin de semana de las Estrellas, al que acuden miles de aficionados y los jugadores se prodigan en eventos comerciales y mediáticos, la edición 80 del All-Star estará cerrada al público y concentrará todas sus actividades en una noche frenética.

A partir de las 18H30 locales (23H30 GMT), el concurso de habilidades y el de triples calentarán motores para el Juego de las Estrellas (20H00 locales), en cuyo descanso se celebrará el concurso de volcadas.

LeBron James, al igual que otras superestrellas como Giannis Antetokounmpo o James Harden, se opuso con dureza a la celebración del evento ante los riesgos de la pandemia y la promesa que hizo la NBA, que en un principio canceló el All-Star, de conceder a los jugadores una semana completa de descanso.

Una vez asumido que habrá Juego de las Estrellas, y siendo el jugador más votado por los aficionados, LeBron ejercerá por cuarto año consecutivo como capitán de uno de los equipos, formando un temible quinteto inicial que él mismo seleccionó en el sorteo del All-Star.

Los otros cuatro titulares del Equipo LeBron serán el griego Antetokounmpo (Milwaukee Bucks), Stephen Curry (Golden State Warriors), el esloveno Luka Doncic (Dallas Mavericks) y el serbio Nikola Jokic (Denver Nuggets).

“Trato de elegir a los jugadores que mejor se complementan unos a otros”, dijo la estrella de Los Angeles Lakers, quien ha capitaneado victorias en las tres ediciones desde que la NBA abandonó el formato de equipos por conferencia.

El propio Antetokounmpo, que fue capitán en las dos ediciones anteriores, no pudo ocultar su sorpresa al escuchar con quién compartirá equipo.

“¿Ese es el quinteto? Se acabó, chicos”, dijo con rotundidad el doble MVP (Jugador Más Valioso) de la NBA tras el partido del jueves ante los Grizzlies.

El alero de los Brooklyn Nets Kevin Durant será el capitán del otro equipo pero no podrá jugar por un problema de isquiotibiales.

Durant escogió un quinteto con su compañero en los Nets Kyrie Irving, Joel Embiid (Philadelphia 76ers), Kawhi Leonard (LA Clippers), Bradley Beal (Washington Wizards) y Jayson Tatum (Boston Celtics).

Además de Durant, otros jugadores han tenido que renunciar al evento por problemas físicos como el pívot Anthony Davis (Lakers) y su sustituto, el escolta Devin Booker (Phoenix Suns).

Booker fue relevado el viernes por el veterano Mike Conley (Utah Jazz), considerado uno de los mejores jugadores de la historia que aún no había sido All-Star.

Una “mini burbuja” en Atlanta

Acosada por las graves pérdidas económicas desde la irrupción de la pandemia, la NBA dio marcha atrás a su intención de cancelar el All-Star, que hubiera supuesto una pérdida de decenas de millones de dólares, y diseñó un formato dirigido a sus audiencias en televisión e Internet.

Únicamente unos mil 500 invitados podrán acceder al State Farm Arena, con capacidad para unos 21 mil espectadores. Los jugadores aterrizarán en Atlanta la noche del sábado en vuelos privados y no podrán salir de la “mini burbuja” formada por el hotel y la cancha antes de partir el mismo domingo.

“Entiendo la perspectiva de LeBron. (Los Lakers) Ganaron el campeonato en la ‘burbuja’ de Orlando, estuvieron cuatro meses allí, la mayor parte alejados de sus familias y amigos, y hubo un periodo muy corto antes de empezar esta temporada”, declaró el viernes el comisionado de la NBA, Adam Silver, sobre las críticas de los jugadores.

“Pero tengo que cuidar del bienestar de unos 450 jugadores de la liga. Y el All-Star es el evento que más aficionados atrae”, recalcó el comisionado en una entrevista con CNN.

En semanas anteriores, Silver había detallado que unas 130 millones de personas siguen el partido en todo el mundo y los resúmenes de sus mejores jugadas alcanzan los 1.000 millones de visualizaciones en Internet.

LeBron James, que disputará su 17º Juego de las Estrellas a sus 36 años, y el resto de participantes en el evento tendrán después unos días de descanso hasta el inicio el miércoles de la segunda mitad de la temporada.

 

MGL