La SRE, entre fuego amigo y escándalos

Adrián Trejo

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

¿Cuál es la situación que atraviesa la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) que motivó la renuncia del jefe de la oficina del canciller Marcelo Ebrard?

Fabián Medina era, junto con Roberto Velazco, uno de los personajes más cercanos a Ebrard.

Extraña la carta de renuncia pero también la fría despedida que le dio no el canciller, sino la SRE en un impersonal tuit.

La renuncia de Medina se inscribe en la sacudida que sufre la SRE, derivada de escándalos particulares pero también de una guerra intestina que se libra desde la llegada de Ebrard al cargo, con el grupo encabezado por la exembajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena y su esposo, el exembajador Agustín Gutiérrez Canet, conocidos en el medio como los “Duques del Potomac’’.

Respecto de los escándalos particulares, Ebrard enfrenta las consecuencias de hechos contrarios a la ética de la dependencia, como que el cónsul en San Antonio, Texas, Rubén Minutti Zanatta, haya querido congraciarse con la ministra de la Corte, Yasmín Esquivel Mossa, a quien otorgó una matrícula consular sin que la magistrada viva en Estados Unidos.

O sobre la actuación, condenable de donde se vea, del cesado cónsul de México en Lemington, Canadá, autosatisfaciéndose ¡en la oficina consular!

Además de estos penosos temas, el canciller debe capotear los golpes internos promovidos por los funcionarios afines a Bárcena y Gutiérrez Canet, que conservan cierto grado de influencia entre una parte del personal diplomático.

Ebrard ha comenzado una labor de limpieza con bisturí, sumando al delicado trabajo de la representación internacional de nuestro país a personajes cercanos a él y al presidente López Obrador, como Carmen Moreno Toscano en la Subsecretaría de Relaciones Exteriores.

El secretario ya demostró que no es un hombre de machete, pero la “situación que atraviesa la SRE’’, apresurarán los cambios internos que desde noviembre pasado tiene planeados.

Si los cambios implicaban sacrificar a su alfil, Ebrard no tuvo empacho en aceptarlo.

Esa será la tónica.

****

Muchos políticos ya encontraron el caminito para buscar repetir en el cargo, aunque con diferente partido.

Tal es el caso de la otrora panista-perredista María Cristina Torres Gómez, fue presidenta municipal de Solidaridad, en Quintana Roo, en el periodo 2016-2018 y ahora quiere competir por el mismo cargo pero bajo la bandera de Morena.

La militancia del partido guinda impugnó su precandidatura acusándola de orquestar un fraude electoral en el 2018 con el que pretendía reelegirse sin conseguirlo; la acusan también de no brindar seguridad jurídica a la tenencia de la tierra y de haber “privatizado’’ las calles al establecer el uso de parquímetros, lo que dicen, molestó también a los empresarios del municipio.

Torres no hace mucho despotricaba contra Morena y sus gobiernos, pero algo debió convocarla al arrepentimiento político porque ya está buscando la remisión de sus pecados bajo la bandera morenista.

Ni hablar.

****

Morena sumó otro senador a su bancada, con la incorporación de Evelia Sandoval, quien es la suplente de la senadora priista Claudia Anaya, que será la candidata del tricolor a la gubernatura de Zacatecas.

Supuestamente el escaño le correspondía al PRI, pero la suplente dijo que mejor con la mayoría.

Ni modo.

****

Ayer falleció el presidente de la Asociación Cultural Carlos Septién García, el maestro Manuel Pérez Miranda.

El profesor fue también director de la Escuela de Periodismo Carlos Septién; muchos de quienes nos dedicamos al periodismo y egresamos de la Septién tuvimos la fortuna de ser sus alumnos.

Se extrañará su paciencia casi bíblica para enseñar.

Descanse en paz.

AR