Olaf Hernández, funcionario de Hidalgo, pide licencia tras fiesta

El funcionario se refirió a los hechos como “supuestos” y dijo que con esta licencia esperará a que la Contraloría del estado lleve a cabo la investigación correspondiente

Olaf Hernández, funcionario de Hidalgo, pide licencia tras fiesta
Foto: Twitter Desde el inicio de su gestión ha recibido críticas por parte de la comunidad artística, que ha pedido su dimisión al menos cuatro veces

Mientras la comunidad artística en Hidalgo exige su renuncia, Olaf Hernández anunció este lunes que pedirá licencia “sin goce de sueldo” a su cargo de secretario de Cultura.

En respuesta a las acusaciones en contra de él y parte de su equipo de prensa sobre una fiesta realizada en oficinas gubernamentales, el funcionario se refirió a los hechos como “supuestos” y dijo que con esta licencia esperará a que la Contraloría del estado lleve a cabo la investigación correspondiente.

Tras haberse filtrado el pasado 22 de febrero un video en el que Hernández Sánchez y algunos de sus colaboradores departen presuntamente en oficinas de la Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de Hidalgo, organizaciones, colectivos y creadores hidalguenses dirigieron un escrito al gobernador Omar Fayad para exigir que el funcionario y quienes aparecen en la grabación sean destituidos.

Hasta este lunes a las 10:00 horas, ni el funcionario, ni su oficina de Comunicación Social, habían respondido detalles sobre el tema, ni aclarado si la licencia será sólo para Olaf Hernández o incluirá a los colaboradores implicados.

Tras el anuncio informal, numerosos usuarios de Twitter increparon a Hernández Sánchez y le exigieron que no sea licencia, sino renuncia, la acción que deba seguir.

Desde el inicio de su gestión ha recibido críticas por parte de la comunidad artística, que ha pedido su dimisión al menos cuatro veces.

Sobre este último escándalo, los artistas señalaron que el comportamiento de Olaf Hernández es reprobable por verse en la grabación conviviendo sin cubrebocas, sin sana distancia, ingiriendo bebidas alcohólicas y rompiendo el mobiliario de la sala de juntas de una oficina pública.

La comunidad artística pidió la destitución de los funcionarios que participaron en la fiesta, “como un mensaje de congruencia en respeto de la sociedad hidalguense”.

leg