López-Gatell se mantiene al frente pese a las críticas

Actualmente, López-Gatell se encuentra en casa, aislado y con oxigenación suplementaria, por haberse contagiado con el nuevo coronavirus

López-Gatell se mantiene al frente pese a las críticas
Foto: Cuartoscuro El 4 de junio pronosticó que alcanzar 60 mil muertos sería un escenario muy catastrófico, hoy ya se rebasó tres veces ese escenario

Desde el primer momento en que se conoció la existencia del nuevo coronavirus, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dispuso que el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, fuera el encargado y vocero del manejo de la pandemia.

A un año de haberse dado a conocer de manera oficial el primer caso de Covid-19 en México, el subsecretario ha sido respaldado en más de una ocasión por el mandatario, pese a las críticas de adversarios políticos, ex secretarios de Salud y la comunidad científica, sobre una conducción política y no científica de la enfermedad.

Actualmente, López-Gatell se encuentra en casa, aislado y con oxigenación suplementaria, por haberse contagiado con el nuevo coronavirus.

Desde el 16 de marzo, el subsecretario dejó ver los intereses que protegía, pues ante los cuestionamientos sobre si López Obrador podría contagiar a las personas durante sus giras al interior del país, éste respondió que “la fuerza del Presidente es moral, no es una fuerza de contagio”.

A partir de ese momento, el vocero de la pandemia ha sido protagonista de una serie de declaraciones controversiales.

El 8 de abril, para explicar ¿cómo se transmite el Covid?, respondió: Así, ‘achú’.

Desde el 23 de marzo, fecha en que se decretó el confinamiento, el funcionario federal insistió con el llamado “quédate en casa, es muy simple el mensaje, quédate en casa”, por lo que la gente hizo caso, algunos incluso, evitaron ir a los hospitales en cuanto presentaban síntomas leves, ocasionando que llegaran en estado grave a atenderse.

El 4 de junio pronosticó que alcanzar 60 mil muertos sería un escenario muy catastrófico, hoy ya se rebasó tres veces ese escenario.

Las críticas de científicos, políticos y sociedad en general, continuaban, toda vez que México alcanzaba –hasta ese momento– su pico más alto de contagios y muertes.

Y con la frase, “Hugo, aguanta, el pueblo se levanta”, el presidente López Obrador le daba su respaldo el 14 de julio, una vez más.

La pandemia no cedía y para rendir cuentas, el subsecretario acudió en octubre a reunión con senadores de la Comisión de Salud. Ahí la legisladora Lilly Téllez entregó un cetro al funcionario: “le voy a entregar su cetro, pequeño virrey del país de las camas vacías y de los muertos en casa”, lo que ocasionó que el presidente de la Comisión decidiera cancelar el encuentro ante lo que dijo, eran falta de condiciones.

En diciembre, ante la presión económica y el aumento de contagios y muertes, el subsecretario, consideró que el color del semáforo epidemiológico, que ha estado regulando la actividad económica, era “hasta cierto punto intrascendente”.

Lo anterior, después de que la Jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum se resistió a dar a conocer el color del semáforo para la capital del país, previo a las fiestas decembrinas.

Ese mismo mes, también calificó como una “discusión absurda”, el uso del cubrebocas y argumentó que sólo funciona junto con el resto de las medidas preventivas y que puede dar una falsa sensación de seguridad.

LEG