Lázaro Báez, empresario cercano al Kirchnerismo, a prisión por corrupción junto con sus hijos

El dinero fue trasladado a cuentas en paraísos fiscales, luego utilizado para la compra de bonos del tesoro argentino

Lázaro Báez, empresario cercano al Kirchnerismo, a prisión por corrupción junto con sus hijos
Foto: AFP Junto con el empresario también fueron condenados sus hijos Martín Báez, a una pena de 9 años de cárcel; Leandro Báez, a cinco; y Luciana y Melina Báez, a tres

El empresario argentino Lázaro Báez, considerado como un cercano del matrimonio de los expresidentes Néstor y Cristina Kirchner, fue condenado a 12 años de prisión por lavado de 55 millones de dólares entre 2010 y 2013, anunció este miércoles el tribunal que le juzgó.

El Poder Judicial determinó que los 55 millones de dólares de origen ilícito fueron trasladados a cuentas en paraísos fiscales, luego utilizados para la compra de bonos del tesoro argentino y después depositados en las cuentas en Argentina de la empresa Austral Construcciones, propiedad del mismo Báez.

Junto con el empresario también fueron condenados sus hijos Martín Báez, a una pena de 9 años de cárcel; Leandro Báez, a cinco; y Luciana y Melina Báez, a tres, aunque en suspenso, de acuerdo con la lectura de la sentencia.

En total, se condenó a 22 personas y se absolvió a tres, pero aún la sentencia puede ser apelada por los acusados.

Báez, de 64 años, está detenido desde 2016, un tiempo que se le descontará a la condena. En septiembre pasado obtuvo el beneficio de la prisión domiciliaria, con tobillera electrónica, y en atención a sus problemas de salud en el contexto de la pandemia del coronavirus.

El empresario cumple la prisión domiciliaria en un lugar que se mantiene bajo reserva, luego de que un intento por trasladarlo a su residencia en Buenos Aires fracasó debido a protestas de los vecinos.

El Tribunal Oral Federal 4 de Buenos Aires estableció también este miércoles que se deberán decomisar más de 65 millones de dólares una vez que la condena quede firme. Ese monto corresponde a varios hechos de lavado de dinero.

En su última intervención durante el juicio, el 30 de diciembre pasado, Báez se dijo víctima de una “persecución sistemática del poder político, la prensa y gran parte del poder judicial”.

De una crisis a otra

Encuestadoras en Argentina han comenzado a medir la disminución en la popularidad del presidente Alberto Fernández, luego de sortear lo que analistas del país sudamericano consideran su peor crisis política: la vacunación VIP, que incluyó a funcionarios ligados al poder.

El mismo día que se vacunó el Presidente, también lo hizo su equio cercano, muchos de ellos jóvenes.

Lázaro Báez
Empresario argentino

Excajero de un banco, Lázaro Báez creó un imperio de negocios en Santa Cruz (a 2 mil 500 kilómetros al sur de Buenos Aires), donde ganó licitaciones petroleras y de obras públicas durante las presidencias del fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) y de Cristina Kirchner (2007-2015).

Actual vicepresidenta, Cristina Kirchner está acusada en otro juicio de favorecer a Báez en la adjudicación de 51 obras viales en la provincia de Santa Cruz. Se debate además sobre presuntos sobreprecios e incumplimientos de contrato en esas concesiones.

Cristina Kirchner, de 68 años y quien también ha denunciado una persecución judicial en su contra, está procesada en nueve causas por supuesta corrupción durante su presidencia.

Preso desde 2016, culpa a la prensa

El juicio a los Báez comenzó en 2018 y en los primeros tramos se preveía una duración de ocho meses. Pero se sumaron inconvenientes que corrieron esos plazos, hasta que la pandemia derivó en la suspensión de las audiencias el 20 de marzo último hasta junio pasado, cuando se reanudó de manera virtual, reseña el periódico argentino La Voz.

En su última intervención, el 30 de diciembre pasado, el empresario dijo ser víctima de una “persecución sistemática del poder político, la prensa y gran parte del Poder  Judicial”.
LEG