La otra cara de Pumas

Raúl Sarmiento

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

El torneo anterior de Guard1anes 2020 la pregunta con los Pumas de la UNAM era hasta cuando lograrían mantenerse en la parte alta de la tabla de posiciones y de una agradable sorpresa, se convirtió el equipo en una realidad que los llevó a la final, pues bien, ahora en el Guard1anes 2021 la pregunta es: ¿Cuándo van a reaccionar?

Hoy el equipo de Lillini es completamente lo contrario al de hace algunos meses y tienen un torneo muy malo, donde incluso está entre los tres peores del campeonato y ya acumula 470 minutos sin meter un gol.

¿Pero cómo se puede cambiar tanto en cuestión de meses?

Esa es la pregunta, primero que nada hay ausencias muy importantes, Carlos González, Dinenno (lesionado casi todo el torneo), Mayorga y el Lobo Iniestra quien tenía peso en el juvenil grupo universitario.

Es un hecho que la directiva tuvo que buscar dinero, problema que arrastra la institución, por ello se fue González a Tigres; Mayorga al estar prestado no tuvieron forma de retenerlo, se confió en el desarrollo del plantel, pero este se cayó, perdió la confianza y la forma de jugar, porque antes sabían que con un latigazo al costado y un buen centro se podían resolver juegos. Pero al faltar el paraguayo y Dinenno esto se borró y no hay forma de llegar al área contraria.

Las lesiones de Álvarez, Saucedo y el propio Dinenno han tenido graves consecuencias, Waller e Iturbe no logran ponerse el equipo en la espalda y no pesan, Torres tiene poco tiempo en el plantel. 

Se dice que el segundo torneo es el más complicado para los novatos, que lo más difícil no es llegar sino mantener un buen nivel y esto se está comprobando con varios, otros se han desubicado como Mozo y toda su problemática. 

Lo único que está trabajando al nivel es lo defensivo, donde Talavera es básico junto con los centrales Vázquez y Freire, tienen sólo cinco goles en contra, pero no pueden soportar el peso del equipo que tiene un triunfo, dos empates y cuatro derrotas, con cinco juegos sin anotar.

Ya regresó Dinenno, esto puede ayudar, Vigón deberá tener más apoyo de Lira y Leo López, pero se requiere que los extranjeros pesen, que soporten la juventud del equipo, así que Facundo Waller, Álvarez e Iturbe tienen que ser mucho más importantes. 

Ahora es cuando se ve, que todo lo que se pensaba de Pumas la temporada anterior, podía pasar de un día a otro, sucedió apenas le movieron una fichas del tablero. 

Lo mental es otro grave problema, porque se notan fuera de concentración, se nota un equipo que intenta pero que no puede, donde hay desconfianza y se genera poco futbol y muchos errores. 

Ahora, aunque quizás los menos culpables son el cuerpo técnico, también ellos están pagando el segundo torneo, 

Porque el propio Lillini e Israel López también están viviendo su primer problema de esta naturaleza, trabajan, intentan, pero para ellos también es una etapa de aprendizaje muy dura.

Ojala y rencuentren el rumbo, que recuperen la confianza perdida y regresen, el torneo les brinda esa  oportunidad, pero el aprendizaje está pasando factura de una forma muy pesada. 

 

                                                                                                                                   @raulsarmiento

Más del autor