Así era la lujosa vida de Emma Coronel antes de ser detenida en EU (+fotos)

Coronel de 31 años nació en California, Estados Unidos, sin embargo, también tiene nacionalidad mexicana, pues gran parte de su vida ha vivido en Sinaloa, donde llevaba una vida llena de lujos junto a sus hijas mellizas

Así era la lujosa vida de Emma Coronel antes de ser detenida en EU (+fotos)
Foto: Instagram @therealemmacoronel Incluso, Emma Coronel protagonizó una campaña usando un vestido de novia hecho por el famoso diseñador mexicano Benito Santos, fotografía que la sinaloense no dudó en compartir en su cuenta de Instagram, que ya estaba verificada

Tras el arresto de Emma Coronel Aispuro, la exreina de belleza, esposa y madre de las hijas del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, se han revelado fotos de su lujosa vida.

Coronel de 31 años nació en California, Estados Unidos, sin embargo, también tiene nacionalidad mexicana, pues gran parte de su vida ha vivido en Sinaloa, donde llevaba una vida llena de lujos junto a sus hijas mellizas.

Lo que más llamaba la atención de la relación con uno de los capos más famosos del mundo es que él es treinta años mayor que ella, por lo que fue una relación llena de intrigas desde el inicio, sin embargo, pese a las circunstancias, se unieron en matrimonio cuando ella tenía 18 años y desde entonces han estado casados, aunque la mayor parte de este tiempo Guzmán lo ha vivido en la cárcel.

La ahora presunta apareció por vez primera junto a Guzmán en 2017 cuando se casaron en una iglesia de una zona rural de Durango, cuando en ese momento el narcotraficante estaba huyendo de la policía.

Sin embargo, su fama enaltecería cuando años más tarde, Emma acudió al juicio de “El Chapo”, en 2019 en Nueva York, y destacó  debido a su juventud evidente, sus trajes de diseñador, además de que  poco a poco comenzaron a filtrarse fotos a través de redes sociales en las que se observaba cómo vivía.

 

En varias imágenes se le observaba en autos de lujo y usando ostentosas joyas, además también se lograba observar que su residencia era una gran mansión.

Pero su fama no terminaba, aprovechando que ya se encontraba en el ojo público anunció el lanzamiento de una línea de ropa que llevaría el nombre de su marido y sus iniciales, JGL.

Incluso protagonizó una campaña usando un vestido de novia hecho por el famoso diseñador mexicano Benito Santos, fotografía que la sinaloense no dudó en compartir en su cuenta de Instagram, que ya estaba verificada.

 

Años más tarde comenzó a mostrarse mucho mes en medios dando entrevistas, incluso apareció en un “reality show” televisivo sobre familias involucradas en la mafia.

“Me considero una mujer normal”, declaró Coronel en el programa Cartel Crew de VH1, mientras iba a bordo de un yate. “Es triste que nos juzguen sin conocernos. Es duro”.

Y en reiteradas ocasiones aseguró su lealtad a y amor a Guzmán, pese a que se destapó la serie de amantes que tuvo cuando ya estaba casado con ella.

Una mujer normal 

“A veces quieres hacer lo que hacen todos a tu alrededor”, dijo. “Yo me considero una mujer normal y a mí me pasa mucho que las personas me juzgan sin conocerme”, expresó sobre su vida.

Coronel asistió casi cada día al histórico juicio de tres meses de su esposo en Nueva York, mirando y sonriéndole desde el banco del público.

Las autoridades no dejaron que la joven lo visitara o hablara con él por teléfono. Tampoco pudo tocarlo durante el proceso, en el que Coronel causó un revuelo al utilizar el celular de la abogada Colón en la cafetería de la corte, algo absolutamente prohibido.

Durante el juicio, hubo momentos en que Coronel fue presentada al público como cómplice de su marido.

 

Un testigo cooperante que fue mano derecha del exjefe del cartel de Sinaloa contó que en 2014 y 2015, cuando el Chapo estaba preso en El Altiplano en México, pasaba mensajes a través de Coronel a sus colaboradores para planificar su fuga a través de un túnel de 1,5 km de largo que llegaba hasta la ducha de su celda.

“Mi nombre fue varias veces mencionado y expuesto en duda (sic)”, admitió Coronel al culminar el juicio.

“De eso solo puedo decir que no tengo nada de qué avergonzarme. No soy perfecta, pero me considero un buen ser humano que nunca ha lastimado a nadie intencionalmente”, afirmó entonces.

Envíos de droga y complots

La madre de las dos hijas gemelas de Guzmán nacidas hace nueve años en Estados Unidos, fue detenida el lunes en el Aeropuerto Internacional de Dulles, en el estado de Virginia, cerca de la capital estadounidense.

Fiscales e investigadores del FBI dijeron que Coronel comparecerá ante un juez federal de Washington DC el martes, por videoconferencia.

Coronel estará representada por los abogados que representaron al “Chapo” en su juicio, Jeffrey Lichtman y Mariel Colón Miró.

Lichtman contestó “sí” a la consulta de la AFP sobre si Coronel se declararía no culpable.

Según documentos judiciales, Coronel enfrenta un cargo de conspiración para distribuir en Estados Unidos un kilo o más de heroína, cinco kilos o más de cocaína, una tonelada o más de marihuana y 500 gramos o más de metanfetaminas.

Además, es señalada de colaborar en dos complots para ayudar a Guzmán a escapar de prisiones mexicanas, incluida la fuga de película de la prisión de El Altiplano, ubicada en Almoloya de Juárez, en julio de 2015.

Coronel creció con conocimientos de la industria del narcotráfico”, indica la declaración jurada del agente del FBI que solicitó la detención de la esposa de “El Chapo”, señalando que ella estaba al corriente de los envíos de droga de su marido y sabía que las ganancias que ella controlaba durante su matrimonio derivaban de esos envíos.

También dijo que, de 2012 a 2014, Coronel trasmitió mensajes en nombre de Guzmán mientras su marido eludía ser capturado por las autoridades mexicanas. Y cuando “El Chapo” fue arrestado en 2014, siguió haciéndolo al visitarlo en prisión.

DAN PRISIÓN TEMPORAL A EMMA CORONEL

MGL