"Hasta el momento la campaña de vacunación no está dando los resultados esperados", dijo la diputada del PRD

Para el 2022 México podría estar realizando sus propias vacunas contra el Covid-19, de acuerdo con el ingeniero Guillermo Funes, cabezal del grupo creado por la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) para analizar el proceso de vacunación en el país, siendo Laboratorios Liomont la primera farmacéutica que podría hacerlo.

“Hay una empresa conocida que es Laboratorios Liomont que en este momento ya está procediendo a hacer la parte final de la vacuna, industrialmente hablando, de la vacuna de AstraZeneca, tiene todas las facilidades de nivel internacional para hacerlo”, aseguró Funes.

Asimismo, el también representante de la Asociación Mexicana de Directivos de Investigación Aplicada y el Desarrollo Tecnológico (ADIAT) dijo que hay otras empresas con posibilidades de fabricar una vacuna contra el Covid-19 desde México, tales como Laboratorios Carnot, Laboratorios Silanes y Sampler Laboratorio de Análisis Clínicos.

“Y puedo mencionar muchas otras empresas mexicanas nacionales que lo pueden hacer, independientemente de las empresas multinacionales que con su capacidad internacional y sus instalaciones en México puedan hacerlo. Somos la industria farmacéutica a nivel internacional entre las primeras 15 del mundo, por eso les puedo decir que sí estamos en posibilidades de tener instalaciones de uso y de nivel internacional”, añadió.

En el marco de la conferencia de prensa organizada por la Concamin, la iniciativa privada resaltó que luego del anuncio de Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República, sobre la autorización de que permitiría la compra de vacunas al sector empresarial, que eso no será posible ya que existen regulaciones internacionales que lo impiden.

Al respecto, tanto el Funes, como Salomón Presburguer, quien fue anteriormente presidente de la Concamin, y Javier Amtmann, quien fue presidente de la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF), resaltaron que no esto no podrá llevarse a cabo ya que las regulaciones internacionales sólo permiten la compra a los gobiernos de cada país; cabe señalar que Presburguer y Amtmann también integran el mencionado equipo de la Concamin, al igual que Patricia Faci, presidenta de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma).

“El hecho de que el señor presidente haya dado la autorización significa que es una magnífica intención que mucho se le agradece, pero, legalmente, sólo los gobiernos pueden adquirir vacunas, y sólo las empresas privadas podrán apoyar en la distribución y en la aplicación de dichas vacunas”, agregó Funes.

 

DAMG