Foto: Reuters Migración, integración económica y seguridad requieren lazos fluidos, Miguel Ruiz Cabañas, director de la Iniciativa Objetivos de Desarrollo Sustentable del Tec de Monterrey.  

La relación bilateral entre México y Estados Unidos, una vez que entre en funciones el gobierno de Joe Biden volverá a los contactos institucionales, lo cual será de beneficio para ambas naciones, consideró Miguel Ruiz Cabañas, director de la Iniciativa Objetivos de Desarrollo Sustentable del Tec de Monterrey.

El también exembajador mexicano en Japón e Italia puntualizó que los contactos entre el Gobierno de México y representantes de la administración demócrata ya iniciaron.

Los intereses, la integración económica y comercial de México y los intereses compartidos en materia de seguridad, migración, temas ambientales y energéticos, exigen una relación fluida.

“Habrá una gran diferencia con el gobierno de Donald Trump, pues con Biden se volverá a los contactos institucionales; es decir, el Departamento de Estado con Relaciones Exteriores, el Departamento del Tesoro con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, creo que volveremos a ver lo que es la relación llevada a través de las instituciones”, explicó.

Trump, expuso, lo hacía todo a través de su yerno y asesor principal Jared Kushner “o a tuitazos”. Sostuvo que la relación bilateral, sin duda, será mejor, pues se volverá ordenada, con responsables y certidumbre.

“Uno sabe a qué atenerse, creo que deberían de renacer mecanismos que en el pasado fueron sumamente eficaces como la comisión binacional, en la cual se juntaban prácticamente los gabinetes de los dos países para discutir los temas pendientes.

“Eso de levantarse un día y leer tuits del Presidente de Estados Unidos, ya sea hablando mal de México o profiriendo amenazas, no fue nada positivo», señaló.

Ruiz Cabañas, quien también ha sido jefe de asuntos migratorios y fronterizos de la Embajada de México en Estados Unidos, añadió que la reticencia que ha mostrado el presidente Andrés Manuel López Obrador a reconocer el triunfo de Biden, o expresar una condena a la violencia del miércoles pasado en el Congreso estadounidense no tendrá una consecuencia en el mediano y largo plazo en la relación entre ambas naciones.

“El presidente Biden, por lo menos todo este año, estará ocupado con retos enormes, entre ellos que no pase nada de aquí al 20 de enero.

“Biden va a necesitar amigos, estará interesado en mantener una buena relación empezando con Canadá y México, no creo que vaya a buscar una relación complicada con su vecino del sur”.

El próximo mandatario estadounidense tendrá entre sus prioridades, apuntó Ruiz Cabañas, unir a su país, resolver la estrategia fallida de Trump en el manejo de la pandemia, la recuperación económica y en materia de política exterior no tendrá a México como un reto, sino a China y Rusia.

 

LEG