EMPUJONES. Entre gritos y amenazas, los extranjeros intentaban ejercer presión.

El Gobierno de México suspendió este jueves la recepción de documentos para visas humanitarias, al considerar que un poco más de un millar de migrantes de África, Centroamérica, Cuba y Haití no respetan las medidas sanitarias para evitar el contagio de Covid-19.

Efectivos de la Guardia Nacional reforzaron la vigilancia y montaron un dispositivo especial para evitar disturbios en las instalaciones de las oficinas de regulación del Instituto Nacional de Migración (INM) en Tapachula, Chiapas.

Un oficial de esa dependencia dio a conocer que el INM determinó suspender la atención para la expedición de los trámites migratorios, ante la aglomeración que se registra.

El funcionario explicó que todos los demandantes de este servicio podrán realizar los mismos trámites el próximo lunes, mediante citas digitales. Sin embargo, el anuncio provocó la irritación de centenares de extranjeros que, con empujones, gritos y amenazas, pretendían presionar a las autoridades mexicanas para que les extendieran la visa humanitaria para continuar su camino hacia Estados Unidos.

Según algunos de los cubanos, que declinaron proporcionar sus datos de identidad por temor a represalias, personal del INM determinó esta medida con el fin de presionarlos para que paguen cuotas ilegales por la expedición de estos documentos.

Se pudo observar que muchos de los extranjeros que se encuentran solicitando el documento migratorio no respetan la sana distancia y carecen de cubrebocas, por lo que representan un riesgo de contagio por Covid-19.

Decenas de estos extranjeros duermen en las inmediaciones de la calle principal de acceso a las oficinas de la estación de Regulación Migratoria.

Para el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Costa de Chiapas, José Antonio Toriello Elorza, la llegada de caravanas de migrantes en el sureste debe tener un mayor control, porque a su parecer Tapachula y la región fronteriza no aguanta más personas varadas que, dijo, se mantienen sin hacer nada y provocan aumento en la inseguridad.

En entrevista con medios locales, consideró que el Gobierno federal debe mantener su posición para que únicamente ingresen personas de manera legal, porque no se puede mantener a miles de personas varadas porque la documentación que requieren para trasladarse a la frontera norte se ha tardado y la situación de la pandemia ha agudizado esta situación.

DURA REALIDAD

-53 migrantes murieron en la frontera norte de México, del 1 de enero al 9 de diciembre de 2020.

-20 a 30 años tenía la mayoría de ellos.

-48% de los cuerpos recuperados no contaban con algún documento de identificación.

Fuente: INM

 

EAM