VIA LACTEA
Astrónomos captan el nacimiento de nubes y estrellas dentro de la Vía Láctea

Con el telescopio Apex en Chile se ha podido mirar profundamente en el plano galáctico y medir el espacio interestelar, ahora se ha revelado información sobre el origen de las estrellas tras observar el nacimiento de nubes moleculares en los confines de nuestra galaxia.

Los astrónomos estudiaron la distribución del gas molecular frío en la región interior de la Vía Láctea con gran precisión, además lograron catalogar más de 10 mil nubes interestelares.

El proyecto lleva por nombre SEDIGISM (Estructura, Excitación y Dinámica del Medio Interestelar Galáctico Interior) y abarca un área de 84 grados cuadrados en el cielo austral.

De acuerdo con los datos, el mapeo se realizó de 2013 a 2017 gracias al telescopio Apex.

«Con la publicación de este mapa más detallado de nubes moleculares frías en la Vía Láctea hasta la fecha, un proyecto de observación a largo plazo está dando frutos”, señaló Frederic Schuller, líder del proyecto.

Los científicos pudieron observar la parte sur de la Vía Láctea interior con una resolución angular de 30 segundos de arco lo que corresponde a un sesentavo del diámetro aparente de la luna llena en el cielo de la Tierra.

Astrónomos observan el nacimiento de una estrella magnética

Con el proyecto también se obtuvo información valiosa sobre la estructura, la distancia y la velocidad de todas las nubes moleculares galácticas en aproximadamente dos tercios del disco interno de la Vía Láctea.

Como resultado de diferentes efectos físicos, los investigadores observaron las líneas espectrales de la molécula de monóxido de carbono, incluidos los isótopos raros 13CO y C189 y dedujeron la masa y la distribución tridimensional del gas molecular frío y denso en el medio interestelar.

Las nubes moleculares contienen la materia prima a partir de la cual se forman nuevas estrellas, así que el mareo de estas nubes es necesario para determinar parámetros importantes como la eficiencia de la formación de estrellas en la Vía Láctea.

Todo indica que las estructuras y las condiciones físicas dentro de las nubes proporcionan la base fundamental para las teorías de la formación de estrellas.

Estos nuevos datos complementan otros mapeos que se han realizado con diversos telescopios espaciales; sin embargo, carecían de la información de velocidad que ahora proporciona el SEDIGISM.

Con este nuevo análisis se puede realizar un estudio más detallado sobre la formación de estrellas y de la estructura y dinámica de la Vía Láctea.

 

ICA