"Lo principal para Perú es retomar la estabilidad y que esta pesadilla termine", dijo el legislador Alberto De Belaunde

El ingeniero y legislador centrista Francisco Sagasti fue elegido ayer por el Congreso como presidente interino de Perú, en un intento de apaciguar una profunda crisis política y la agitación en las calles.

Sagasti, de 76 años y congresista del Partido Morado, recibió 97 votos de apoyo y 26 en contra para encabezar una nueva junta directiva del Congreso unicameral, lo que constitucionalmente significa que asumirá la presidencia del país.

«Lo principal para Perú es retomar la estabilidad y que esta pesadilla termine», dijo el legislador Alberto De Belaunde, del Partido Morado, antes de la votación.

La elección se realizó un día después de la renuncia del mandatario encargado, Manuel Merino, y en medio de una ola de protestas que dejó dos muertos y decenas de heridos, luego de la impopular decisión del Congreso de destituir hace una semana a Martín Vizcarra por denuncias de corrupción.

Sagasti, exfuncionario del Banco Mundial, deberá completar el mandato gubernamental que culmina en julio del 2021 y que incluirá la celebración de elecciones generales, el 11 de abril.

El político se convierte en el cuarto presidente de Perú en menos de tres años, tras la renuncia de Merino y la destitución de Vizcarra -los dos en una semana- y de la dimisión de Pedro Pablo Kuczynski en 2018, acorralado por acusaciones de corrupción.

La designación de Sagasti apunta a calmar las protestas lideradas en su mayoría por jóvenes cansados de los políticos tradicionales, pero también a los mercados financieros.

El sol peruano cayó ayer, antes de la elección de Sagasti, un 0.63% a 3.663/3.667 unidades por dólar, un mínimo histórico; mientras que el referente de la Bolsa de Lima subía 1.82%.

Los contrastes

La elección de Sagasti fue saludada con aplausos en una céntrica plaza de Lima, mientras que en otro lugar de la ciudad sepultaban a las víctimas de la protesta.

La crisis comenzó cuando Vizcarra, un popular centrista que tuvo como bandera la lucha contra la corrupción, fue acusado de recibir unos 640 mil dólares en sobornos de dos empresas que ganaron obras cuando fue un gobernador, hace siete años.

Tras un segundo juicio político en dos meses, Vizcarra fue expulsado por el Congreso dominado por la oposición. Pero Merino, que reemplazó a Vizcarra porque era el jefe del Congreso, se vio asediado por las protestas y renunció días después.

La consultora Citi Research difundió en una nota que Sagasti probablemente ayude a suavizar la situación de crisis, y que respaldará los mercados, donde los bonos soberanos cayeron temprano en medio de temores de un vacío legal.

 

LEG