La Ley Olimpia, va

Kenia López Rabadán

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Me he sumado al llamado de la sociedad y del movimiento feminista para decir sí a la Ley Olimpia, como senadora de la República voté a favor de que se castigue la violencia digital en contra de las mujeres y que también se les proteja de la violencia mediática. 

La aprobación unánime de este dictamen en el Senado de la República es trascendente para México y para la lucha de las mujeres en nuestro país quienes hemos recorrido un camino largo y sinuoso con múltiples tipos de violencia como la sexual, física, psicológica, económica, y ahora legislamos sobre agresiones lamentables para nuestro siglo: la digital y mediática.

Se adicionó un tipo penal al Código Penal Federal que establece “Comete el delito de violación a la intimidad sexual, aquella persona que divulgue, comparta, distribuya o publique imágenes, videos o audios de contenido intimo sexual de una persona que tenga la mayoría de edad, sin su consentimiento, su aprobación o su autorización. Así como quien videograbe, audiograbe, fotografíe, imprima o elabore, imágenes, audios o videos con contenido intimo sexual de una persona sin su consentimiento, sin su aprobación o sin su autorización.”

Las personas agresoras serán castigadas con penas de tres a seis años de prisión y multas que van de los quinientos a mil Unidades de Medida y Actualización.

Este nuevo tipo penal pone un alto a quienes se sienten con el poder de exhibir y agredir a una mujer de esta infame manera.

En el mismo sentido, reformamos la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia con la finalidad de erradicar también la agresión mediática, que se define como “todo acto a través de cualquier medio de comunicación, que de manera directa o indirecta promueve estereotipos sexistas, haga apología de la violencia contra las mujeres y las niñas, produzca o permita la producción y difusión de discurso de odio sexista , discriminación de género o desigualdad entre mujeres y hombres, que cause daño a las mujeres y niñas de tipo psicológico, sexual, físico, económico, patrimonial o feminicida.”   

Con estas modificaciones se protege a más de 63 millones de mujeres mexicanas. Ya basta de más violencia en contra de nuestro género, sin importar de donde provenga, de un medio de comunicación o de una persona física. 

La Ley Olimpia ha demostrado que las grandes ideas no siempre vienen de una institución, las grandes luchas provienen de la ciudadanía, de la sociedad organizada, disciplinada y trabajadora que no se amedrentó y que sigue construyendo ¡La Ley Olimpia va!

                                                                                                                @kenialopezr

Más del autor