En 2011, el entonces secretario informó que resultaba extremadamente peligroso desarrollar cualquier actividad humana en la mina Pasta de Conchos

El 19 de febrero de 2006 colapsaron varios túneles en la mina de carbón Pasta de Conchos, Coahuila. La mina era operada por Grupo México 65 mineros quedaron atrapados por una explosión.

Eran los últimos meses del sexenio del entonces presidente Vicente Fox, quien nunca visitó a los familiares, como tampoco lo hizo el presidente Felipe Calderón, a pesar de que las múltiples peticiones de los familiares.

En 2011, a 5 años de la tragedia, el entonces secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, informó a través de un comunicado de prensa que de acuerdo con evidencias científicas resultaba extremadamente peligroso desarrollar cualquier actividad humana en la mina Pasta de Conchos, por lo que era imposible intentar el rescate de quienes fallecieron en el accidente ocurrido ahí. “La verdad es que ni tenemos fundamento legal, por un lado, ni un fundamento ético para arriesgar nuevas vidas en la búsqueda de cadáveres”, señaló en comunicado.

En 2013, el entonces titular de la STPS, Alfonso Navarrete Prida, anunció un nuevo peritaje por parte de la Procuraduría General de la República para determinar si era posible o no el rescate de cuerpos; sin embargo, Industrial Minera México promovió múltiples recursos para evitarlo y éste nunca se realizó.

Así, los reclamos de las familias para lograr el rescate de los cuerpos continuaron durante 13 años, hasta el arribo de la administración actual ya que el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha priorizado la justicia para los deudos.

1 de mayo de 2019

El Presidente solicitó a la Secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján coordinar el rescate de los cuerpos de los 63 mineros atrapados en la Mina Pasta de Cochos desde febrero de 2006.

La STPS inició la conformación del Plan integral para la reparación y la justicia en Pasta de Conchos. Se hizo acopio de toda la información, no jurídica, sino técnica del primer intento de rescate, inmediato al accidente.

28 de junio de 2019

Sesiona el grupo técnico de expertos, a quienes la STPS entrega el expediente único, traducido al inglés para su análisis y estudio.

Se conformó un comité técnico partido dos: un comité técnico institucional con las familias para recibir la información y el comité de expertos en minas de carbón de Australia, Estados Unidos, China y Alemania.

Agosto del 2019

Los expertos concluyeron:

El rescate es posible.

Sí es posible, porque llegar a una cota en una mina de carbón es posible siempre.

Para poder pasar de la hipótesis a la certeza se encargó al Servicio Geológico Mexicano realizar estudios preliminares, la intención era saber exactamente, si lo que se intuía por la experiencia, era posible.

Por primera vez en catorce años se manifiesta que el rescate es viable.

Octubre del 2019

La STPS y el Servicio Geológico Mexicano firmaron un convenio para llevar a cabo estudios y conocer las condiciones del subsuelo, agua, fractura, calidad de la roca y gas.

Julio de 2020

El informe confirmó punto por punto las inferencias de los expertos de unos meses antes: sí, efectivamente es viable el rescate, con un inclinado nuevo, en el lado sur, que es donde la roca está más sólida, no hay afectaciones, está lejos de una falla, todo está lejos de una mina vieja explotada y llena de agua, ubicada al norte.

Basado en los estudios se contempló que la obra duraría cuatro años y un costo de 75 millones de dólares. La Secretaría del Trabajo presentó los avances y el Presidente solicitó hablar directamente con las familias.

Septiembre 2020

El Presidente se reunió con las familias y les expuso: “Yo me comprometí al rescate, ya sé que el rescate es caro, el momento es complicado por la pandemia, pero mi compromiso está, ahora sé que se puede, nuestra visión era válida, sí hay que hacer el rescate, hagamos el rescate”.

Como algunas familias consideraron que un rescate tan largo sería una prolongación del sufrimiento, se dio como opción no hacer el rescate y convertir la mina en el panteón de la familia, de los 65 hombres que murieron.

Además, se les ofrecieron indemnizaciones por 3.7 millones de pesos, con precedentes en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y viviendas, eso en cuanto a reparación individual y en cuanto a reparación colectiva obras de mejoramiento de infraestructura hacia la comunidad.

La condición del Presidente fue, unanimidad en la decisión final de las familias. Entonces le encargó a la Secretaria Luisa María Alcalde y al Subsecretario Alejandro Encinas, quienes viajaron a la comarca para platicar con las familias.

Finalmente, 12 familias manifestaron su intención de recuperar los cuerpos de los mineros y ante ello el Presidente preciso “Yo pedí unanimidad, si no hay unanimidad, pero atendiendo a que mayoritariamente se espera un mausoleo o un panteón, lo que les propongo es hacer todo” es decir, hacer el rescate, el mausoleo, entregamos las indemnizaciones, más las medidas de no repetición y además desarrollamos la infraestructura en la comarca”

 

MGL