Su capacidad de aparearse depende también de su canto, ya que así los machos atraen a las hembras

Investigadores descubren un ave con una anomalía genética que ha los ha dejado sorprendido, se trata de un picogrueso pechirrosa (Pheucticus ludovicianus), un pájaro que nació hembra del lado izquierdo y macho de su lado derecho.

Investigadores de la Reserva Natural de Powdermill, que es el centro de investigación del Museo de Historia Natural Carnegie en Pensilvania, explicaron en un comunicado que el ave sufre de una anomalía genética, conocida como ‘ginandromorfismo’, cuando un organismo tiene tanto características masculinas como femeninas. La diferencia entre ambos lados del pájaro se observa claramente gracias al color del plumaje de esta especie: mientras que el ala del lado masculino es negra (su parte exterior) y rosa (interior), el ala del lado femenino es marrón y amarilla.

El ginandromorfismo es una anomalía rara y la reserva registró menos de 10 ejemplares con ella durante los 64 años, en los que ha estado anillando aves. «Todo el equipo de anillamiento estaba muy emocionado de ver tal rareza de cerca», declaró Annie Lindsay, gerente del programa de anillamiento de aves en la reserva, calificando el hallazgo de una experiencia única en la vida.

Los expertos señalan que el ave puede reproducirse sin problema si halla un macho ya que «solo el ovario izquierdo es funcional normalmente en pájaros» y el lado izquierdo de este ejemplar es femenino.

Sin embargo, la capacidad de aparearse depende también de su canto, ya que así los machos atraen a las hembras. Por el momento se desconoce si el canto de esta ave le permitirá atraer a una pareja o será confuso para los ejemplares.

 

aarl