El Congreso de la Ciudad de México aprobó la iniciativa para reformar el artículo 25 de la Ley de Residuos Sólidos en la cual se prohíbe la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico al consumidor en los puntos de venta de bienes o productos. Dicha iniciativa entrará en vigor a partir del primero de enero del 2020. FOTO: ROGELIO MORALES /CUARTOSCURO.COM

Las bolsas de plástico generan un menor impacto ambiental que las bolsas de algodón o papel, pues éstas contribuyen más al incremento de los gases de efecto invernadero y contaminan el agua dulce, según un estudio del Centro de Análisis de Ciclo de Vida y Diseño Sustentable (Cadis).

Ante ello, el presidente de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC), Aldimir Torres Arenas, señaló que la prohibición del uso de bolsas plásticas en comercios de la Ciudad de México fue “basada en argumento no técnico, por conclusión la equivocación es tácita”.

Y agregó que para tomar decisiones, primero se tuvo que medir impactos, hacer la comparación, normalizar, regular y finalmente prohibir, pero indicó, se hizo al revés, “prohibieron lo más amigable”, expresó.

Por su parte, el presidente de la Sección de Fabricantes de Bolsas de Plástico de la ANIPAC, José del Cueto, añadió que muchas de las decisiones que se han tomado para las prohibiciones o regulaciones, no tienen bases científicas, “hizo falta un análisis más detallado de cuáles son los impactos”.

En el evento digital “Análisis de ciclo de vida de las bolsas para supermercados y tiendas de conveniencia”, organizado por la ANIPAC e Inboplast, los panelistas precisaron que es necesario el trabajo en conjunto del gobierno, la industria y la sociedad para disminuir la huella ambiental y evitar que las bolsas lleguen al medio ambiente, al separar y reciclar dichos materiales.

En ese sentido, señalan que la manera de usar las bolsas determina el impacto ambiental, es decir, llenarlas a su máxima capacidad y reutilizarlas el mayor número de veces contribuye a reducir el impacto al planeta.

Asimismo, precisan se debe ejercer una responsabilidad compartida, pues la culpa no debe recaer en los fabricantes, sino también en los usuarios que, en ocasiones, carecen de educación ambiental para la separación de residuos.

Además recordó que para disminuir la huella ambiental de cualquier material, se debe hacer uso de las 5 R: reducir, reutilizar, reciclar, repensar y rediseñar.

Adelantaron que iniciarán una campaña con las autoridades para hacer conciencia sobre el cuidado ambiental.

 

LEG